domingo 20/9/20

Muere a los 76 años el humorista gráfico Antonio Fraguas de Pablo, Forges, por un cáncer de páncreas

El humorista gráfico, Antonio Fraguas de Pablo, conocido como Forges, falleció ayer a los 76 años, en la madrileña Fundación Jiménez Díaz, víctima de un cáncer, según confirmaron al diario “El País”, fuentes de su familia.

Forges, firmando ejemplares de sus libros en la Feria del Libro de Madrid hace unos años | aec
Forges, firmando ejemplares de sus libros en la Feria del Libro de Madrid hace unos años | aec

El humorista gráfico, Antonio Fraguas de Pablo, conocido como Forges, falleció ayer a los 76 años, en la madrileña Fundación Jiménez Díaz, víctima de un cáncer, según confirmaron al diario “El País”, fuentes de su familia.
Antonio Fraguas De Pablo había nacido en Madrid, el 17 de enero de 1942, en una familia numerosa (era el segundo de 9 hermanos) de madre catalana y padre gallego, el también humorista y periodista, Antonio Fraguas Saavedra, a quién le planteó que quería ser “dibujante de chistes en serio”. Así, Antonio Fraguas, se convirtió en uno de los mejores humoristas gráficos españoles y era conocido por Forges, la traducción al catalán de su primer apellido.
“Que lo lean y que se rían”, esto es lo que deseó la familia de Antonio Fraguas, Forges, al ver las muchas muestras de cariño y ternura que recibieron ayer no sólo de ciudadanos anónimos a través de las redes sociales, sino desde todos los sectores de la vida de España, el país del que fue cronista.
A Blasillo, Mariano y Concha, Cosma y Blasa o Borja, ayer se les apagó la voz, aunque a juzgar por el apoyo que la familia del humorista gráfico recibió tras su fallecimiento la pasada madrugada víctima de un cáncer de páncreas, estos personajes continuarán muy vivos en la memoria colectiva del país. Porque Forges no sólo hizo reír, sino que se convirtió, según coincidieron políticos, compañeros, medios de comunicación o la Casa Real, el madrileño retrató viñeta a viñeta la historia de la democracia española con un lenguaje gráfico renovado y diferente al que los lectores estaban acostumbrados.
Así lo destacó el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para quien Forges fue un “humorista gráfico referente en la prensa española”; palabras que coincidían con las del ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, quien confesó que sus viñetas le proporcionaban una “risa diaria” que le “provocaba” reírse de “él mismo”.
Twitter se convirtió en una especie de libro 2.0 de condolencias al que acudieron otros políticos como la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, o el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quien consideró al artista de “retratista de nuestra Historia”.
La familia, que recibió en la capilla ardiente a Joaquín Estefanía, Antonio Gutiérrez o Manuel Campo Vidal, también recibió telegramas, entre ellos el de el expresidente del Gobierno, José Luis Zapatero, para quien Forges pasó a formar parte, “para siempre”, de la memoria democrática de España a través de su “testimonio de lucidez y bonhomía”. Y mientras que desde el tanatorio de la M-30 Toño Fraguas, uno de sus hijos, pedía que no se “perdiera la sonrisa”. ”Estamos recibiendo muchas muestras de cariño, ternura, que creo que es lo que siempre ha dado nuestro padre. Uno de los “grandes amigos” de su padre, José María Pérez, Peridis, decía que era “una persona que curaba los males de la sociedad e iluminaba la vida con su humor”.
“Supo coger el pulso de España, era un artista deslumbrante. A pesar de utilizar la ironía y el sarcasmo, un humor que puede ser excesivamente agresivo, su estilo fue siempre benévolo, tal y como era él en persona”, explicó Peridis, quien destacó también la “fecundidad” de este artista cuyos dibujos “estaban siempre presentes, ya sea en las oficinas, en los ministerios o en la calle, siempre encontrabas una viñeta suya”.

Comentarios