martes 20/10/20

Los Mossos investigan el móvil del asesinato de una niña de trece años en Vilanova i la Geltrú

Los Mossos d’Esquadra tratan de averiguar el móvil del homicidio de una niña de 13 años cuyo cadáver fue localizado el lunes por la noche debajo del colchón

Decenas de vecinos increpan al presunto asesino tras la reconstrucción | andreu dalmau (efe)
Decenas de vecinos increpan al presunto asesino tras la reconstrucción | andreu dalmau (efe)

Los Mossos d’Esquadra tratan de averiguar el móvil del homicidio de una niña de 13 años cuyo cadáver fue localizado el lunes por la noche debajo del colchón de un vecino, ya detenido, que supuestamente la interceptó cuando salía de casa de sus abuelos, en un crimen que conmocionó a Vilanova i la Geltrú (Barcelona).
El cadáver de la niña, que sufría un pequeño grado de autismo, fue localizado anoche por sus tíos, después de tres horas de búsqueda, escondido bajo el colchón de una habitación del piso en el que vivía el detenido, que ayer regresó al edificio, en la avenida Cubelles de Vilanova, para participar en una reconstrucción junto a los Mossos d’Esquadra.

Los investigadores tratan de descubrir por qué el hombre mató supuestamente a la menor y si había algún vínculo entre ambos, ya que el detenido hacía poco que se había trasladado a vivir junto a sus padres en el piso en el que fue hallado el cadáver, situado una planta por debajo del domicilio de los abuelos de la víctima.


La menor estaba con sus abuelos, que la habían ido a recoger al colegio, y salió de la casa hacia las 19.00 horas, porque su padre la esperaba frente al portal, en el interior de su vehículo.
Al pasar los minutos, sin tener rastro de la menor, su padre la empezó a buscar por los alrededores de la finca, pensando que había salido sin que la hubiese visto, y avisó a su pareja, para que hiciera lo mismo en coche. También alertó a la madre, que estaba fuera de la ciudad y que pidió ayuda a través de las redes sociales.

Reconstrucción
Los Mossos tratan de reconstruir ahora qué ocurrió en los minutos que van desde que la niña salió de casa de sus abuelos hasta que acabó en manos de su asesino, que supuestamente la mató con un arma blanca y escondió el cadáver bajo un colchón.


De hecho, aunque pasaron unas tres horas entre que la niña se despidió de sus abuelos hasta que se localizó el cadáver, los investigadores sospechan que el crimen se produjo minutos después de que saliera de casa.
Cuando aún no había pasado una hora de la desaparición, el padre se encontró con agentes de la Policía Local de Vilanova, que se sumaron a la búsqueda, y hacia las 20.30 horas los Mossos también se incorporaron.


Como la niña se había escondido o desorientado previamente en alguna ocasión, los agentes decidieron buscarla también en el edificio para intentar localizarla, por lo que en primer lugar rastrearon a fondo el piso de los abuelos, según explicó el jefe de la División de Investigación Criminal de los Mossos, el intendente Toni Rodríguez.

Al no encontrarla en casa de los abuelos, dos de los tíos de la menor y varios agentes empezaron a llamar puerta a puerta a todos los vecinos. El del primero fue el único que tardó en abrir, y lo hizo envuelto en una toalla, como si se acabara de duchar.

Poco tiempo después, los dos familiares decidieron regresar a este piso porque les pareció que la actitud del hombre era sospechosa, una inquietud que fue a más cuando observaron que se expresaba de forma incongruente.
Por este motivo, decidieron entrar por su cuenta en el domicilio y hallaron el cadáver de su sobrina debajo de un colchón que estaba mal puesto, en una habitación visiblemente revuelta.

Solo pasaron unos minutos hasta que la policía local
detuvo al presunto autor de la muerte, que se limitó a repetir: “Yo no he sido”.

Comentarios