miércoles 21/10/20

Los menores víctimas de violencia de género acudirán a los juzgados acompañados de perros de terapia

Una iniciativa de la Fundación María José Jove y Apico que se complementa con apoyo psicológico

El Ideal Gallego-2019-02-22-035-118ee328
Los perros junto a los educadores caninos y los terapeutas ayudarán a los niños a recuperar la confianza | quintana

La Fundación María José Jove y la Asociación pola Igualdade e a Coeducación (Apico) firmaron un convenio que consiste en el acompañamiento de menores víctimas de violencia de género, cuando acudan a citaciones judiciales, con perros de terapia. 

Una experiencia pionera a nivel nacional que “se completa con un programa más amplio de terapia asistida -que durarán entre cuatro y cinco meses, con sesiones de 60 minutos- con animales para incrementar las posibilidades de superación emocional de la violencia de género”, comenta Felipa Jove, presidenta de la Fundación.

El proyecto piloto ya está en marcha desde principios de este mes en el Juzgado de Violencia contra la Mujer de Betazos, donde se implementará a modo de primera toma de contacto, para distribuirlo posteriormente a los centros de toda Galicia. 

Con respecto a los lugares a donde dirigirse, los menores podrán acceder al servicio a través del Juzgado de Betanzos, la Guardia Civil de Betanzos y Curtis, el Centro de Información a la Mujer de Curtis –referencia del proyecto– y la Asociación Mirabel.

Mejorar la confianza
Un proyecto que se centra en los más pequeños, para que se sientan acompañados durante el proceso judicial y superen sus miedos de cara al futuro. Lucía Seco, secretaria de Apico, incide en el hecho de la necesidad de trabajar con los menores, “ellos también son víctimas”.  A lo que Roberto Barba, juez decano de Betanzos, añade que se trata de una buena iniciativa “para buscar la integridad del menor”, asegurando que si conocen qué le pasa al menor, podrán ayudarlo y entenderlo.

El juez incide que la violencia de género no es solamente un ataque a la mujer, sino que afecta al principio familiar y desestructura esta unidad. “Nos olvidamos de los menores, pero ellos no tienen forma de reivindicarse”, de 

Con este programa se pretende mejorar la autoestima y la confianza, fomentar la empatía, aumentar el control y la tolerancia a la frustración, reducir la ansiedad y fomentar la reeducación y la responsabilidad.

Además, de “ofrecer soluciones” al problema y “no solo es un acompañamiento, sino un complemento de las intervenciones que se hacen con ellos”, puntualiza Seco.

Una manera de que crezca, “de empoderar al niño” comenta Lucía Lombardía, terapeuta ocupacional que acompañará a los pequeños.

Una misión conjunta para que esos menores recuperen su condición de niños y que sus vivencias afecten, lo menos posible, en su desarrollo y futuro. “Si todos trabajamos en equipo, la problemática existente mejorará”, afirma Barba.

Caricias y terapia
Todo ello, acompañado del elemento fundamental: los perros. “El papel clave lo desarrollan los perros de la terapia: Pot, Venus y Bosco, que ayudarán a los niños en todo momento. Queremos que los niños se liberen de sus miedos y se conviertan en niños libres y autónomos”, incide Seco.

“Los perros son un instrumento para que el niño se abra y pierda el miedo”, justifica Barba.

Todos los canes cuentan con una larga experiencia acompañando a menores que sufren Trastorno del Espectro Autista (TEA), además de acudir también a terapias en hospitales y centros penitenciarios, además de a personas mayores. En concreto, Pot sufre una discapacidad visual y lo ponen de ejemplo, a la hora de trabajar con él, de que “no hay limitaciones, hay que adaptarse y aprovechar el resto de sentidos”, añade Lombardía.

A este respecto, la profesional cuenta que el grado de adaptación de cada niño es diferente, “primero hay una toma de contacto con los perros y luego se sigue con los siguientes pasos de la terapia”. Asegura que los canes, “seres vivos que no juzgan a los niños”, facilitan la ayuda a los menores y se motivan a través de ellos.

Además, se suma que los perros son de diferentes razas y edades, debido a que cada niño no se adapta igualmente a todas las razas. De este modo, se acierta y se alcanza el máximo porcentaje posible de compatibilidad.

Los menores víctimas de violencia de género acudirán a los juzgados acompañados de...
Comentarios