domingo 25/10/20

Los médicos denuncian que la sanidad pública perdió 45.000 profesionales y 8.500 millones

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez–Sendín, alertó  ayer de que la sanidad pública española, que  calificó de “joya”, perdió 45.000 médicos y 8.500 millones de euros de inversión desde 2010 por los recortes aplicados durante la crisis.
 

Juan José Rodríguez Sendín pronuncia una conferencia	efe
Juan José Rodríguez Sendín pronuncia una conferencia efe

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez–Sendín, alertó  ayer de que la sanidad pública española, que  calificó de “joya”, perdió 45.000 médicos y 8.500 millones de euros de inversión desde 2010 por los recortes aplicados durante la crisis.
Rodríguez-Sendín, quien participó en Sevilla en un foro sobre el uso racional del medicamento, opinó que la medicina pública “de excelencia” y la privada “de vanguardia” españolas deberían ser consideradas como “marca España” y preservadas con “un gran pacto de sostenibilidad” suscrito por todos los partidos.
“El sistema sanitario público español es una joya, que ofrece unos buenos resultados en relación coste-eficacia y en la redistribución de la riqueza”, dijo.
Defendió también que el pacto de Estado sobre la sanidad debería de incluir que “la enfermedad y el sufrimiento de la gente no sean utilizados para la confrontación política” en España.
Además, el responsable de la OMC abogó por una toma decisiones sanitarias “colegiada” entre el Gobierno central y los autonómicos, “en la que todos participen pero que las decisiones sean vinculantes para todos”, y ha lamentado que el consenso entre administraciones en materia sanitaria solo se produzca en casos de emergencia sanitaria como, en su opinión, ocurrió con la epidemia de gripe A.
También pidió que los gobiernos central y autonómicos procuren a los médicos “las condiciones dignas y estables de trabajo que este momento no tienen para atender con un mínimo de dignidad a sus pacientes” y aseguró que estos profesionales trabajan ahora condicionados por “la sobrecarga asistencial” y por “los contratos precarios”.

Comentarios