• Sábado, 18 de Agosto de 2018

Más de 14.000 niños viven en centros de menores en España a la espera de ser acogidos por una familia

En España hay un total de 14.104 niños en centros de menores a la espera de ser acogidos por una familia después de que sus padres, por circunstancias personales o sociales graves

Más de 14.000 niños viven en centros de menores en España a la espera de ser acogidos por una familia
La Asociación Estatal de Acogimiento Familiar destaca que “la altura de un país se mide por cómo trata a su infancia desprotegida” | aec
La Asociación Estatal de Acogimiento Familiar destaca que “la altura de un país se mide por cómo trata a su infancia desprotegida” | aec

En España hay un total de 14.104 niños en centros de menores a la espera de ser acogidos por una familia después de que sus padres, por circunstancias personales o sociales graves, no hayan podido hacerse cargo de ellos y hayan tenido que ser tutelados por el Estado.
En total, en España hay 34.000 niños tutelados por el Estado tras haberse acordado la separación de sus padres, de los que 20.000 fueron ya acogidos por familias. Con motivo del Día de la Familia, que se celebra hoy, organizaciones que trabajan con los menores recuerdan estas cifras para destacar el espíritu solidario de las familias acogedoras, pero también para reclamar otras para esos 14.000 menores que tienen derecho a crecer en un grupo familiar. La Asociación Estatal de Acogimiento Familiar plantea la necesidad de crear “una auténtica cultura del acogimiento” entre las familias y destaca que “la altura de un país se mide por cómo trata a su infancia desprotegida”.

“El ser humano necesita para su desarrollo pleno un hogar en el que recibir el beso de buenos días, la charla alrededor de la mesa sobre cómo fue la mañana en el colegio, el rato de juego por la tarde, la lectura al pie de la cama cuando el día termina o el abrazo cuando la herida duele”, explica Jesús Palacios, catedrático de Psicología Evolutiva y de Educación en la Universidad de Sevilla.
La Ley del Menor de 2015 prioriza el acogimiento familiar frente al residencial, como primera medida de cuidado alternativo ante la retirada de la tutela de un niño a sus padres. Para el presidente de Aldeas Infantiles, Pedro Puig, “hablar de acogimiento familiar es hablar de solidaridad y de compromiso con la infancia y con las familias que atraviesan situaciones de dificultad”.

En este sentido, destaca que “las personas que se acercan al acogimiento familiar no lo hacen para cubrir sus expectativas como padres, sino motivadas por un propósito solidario y respetando siempre los orígenes del niño y su historia familiar”.
El acogimiento familiar tiene carácter temporal y su función nunca pasa por suplantar a la familia de origen, sino por facilitar la reintegración del niño con la misma. “Las familias de origen forman parte inexcusable del contexto del acogimiento; son su pasado y también una posibilidad en su futuro, y por ello, su participación no es solo un derecho, sino un deber y una responsabilidad”, apunta Puig.


Para desarrollar esa labor, esta organización defiende que las familias acogedoras debe contar con los recursos necesarios, para garantizar el bienestar de los niños que crecen bajo esta medida de protección y asegurar que tanto las familias de origen como las acogedoras reciben la atención y las ayudas que necesitan. En esta conmemoración, la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (Felgtb) reivindica la necesidad de que se aprueben leyes que contribuyan a lograr la igualdad real de todos los modelos de familias. Denuncia que las familias compuestas por dos madres o dos padres todavía afrontan dificultades cotidianas por el mero hecho de no ajustarse al modelo tradicional de familia.
Desde el ámbito de la discapacidad, la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica destaca el apoyo que las familias suponen para las personas con discapacidad, ya que “la administración pública no cubre las medidas de apoyo que estas necesitan”.