lunes 18/1/21

La madre de las menores asesinadas en Asturias pidió que su expareja las viera

La madre de las dos niñas que fallecieron el jueves presuntamente a manos de su padre en San Juan de la Arena admitió al presentar una denuncia por vejaciones contra su expareja.

La sesión en la Cámara asturiana estuvo marcada por el minuto de silencio en recuerdo de las víctimas	efe
La sesión en la Cámara asturiana estuvo marcada por el minuto de silencio en recuerdo de las víctimas efe

La madre de las dos niñas que fallecieron el jueves presuntamente a manos de su padre en San Juan de la Arena admitió al presentar una denuncia por vejaciones contra su expareja que éste nunca había tenido un comportamiento violento con ella ni con sus dos hijas de 9 y 7 años.
El juzgado de Pravia abrió en mayo de 2013 diligencias previas por la denuncia presentada por la mujer ante la Guardia Civil, cuyo atestado reflejaba también la posible existencia de vejaciones leves en el ámbito familiar, como informó el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA).
En su denuncia, la mujer señalaba que no había habido agresión física alguna ni durante el altercado ni antes y que únicamente había sufrido insultos en una discusión muy subida de tono. La mujer no adjuntó en la denuncia parte de lesiones ni consideró que su pareja fuera un hombre violento ni con ella ni con sus dos hijas.
No obstante, la denunciante manifestaba que desde hacía un tiempo las discusiones de ese tipo se habían repetido en los últimos tiempos por lo que su abogado pidió un orden de alejamiento, pero solo para ella, ya que dijo expresamente que no quería que las niñas cortasen la relación con su padre.
Según el TSJA, tras la declaración y la valoración de estas circunstancias, el juzgado de Pravia, de acuerdo con el Ministerio Fiscal, sobreseyó las diligencias y denegó la orden de alejamiento y no tuvo constancia de ninguna denuncia por cualquier reacción violenta o amenazante del padre hacia las niñas ni antes ni después de que se tramitase la denuncia de la mujer. Meses después, la madre de las niñas presentó una demanda civil de medidas paterno-filiales dado que, aunque la pareja no estaba casada, certificó que llevaban diez años de convivencia sin que su expareja se personase en el juzgado para esta cuestión.
Así, el juzgado resolvió en noviembre de 2013 aceptar la petición de la denunciante de que el padre pudiera ver a sus hijas los martes y jueves de 6 a 8 de la tarde y estableció que, dada la situación económica del padre, debería aportar 75 euros mensuales para la manutención de cada una de sus hijas.
El juzgado tiene constancia también de una denuncia reciente por impago del padre de esas cantidades algunos meses, caso que se tramitaba en la actualidad como posible ilícito de impago de prestaciones familiares.
Los cadáveres de las niñas fueron localizadas a última hora de la tarde del jueves en la vivienda de su padre J.I.B.A., de 55 años, después de que la Guardia Civil hallase a media tarde el cuerpo de éste bajo un viaducto de la autovía A-8.

Comentarios