domingo 24/1/21

Llegan a Euskadi los activistas detenidos en Grecia por tratar de traer refugiados

Los dos activistas detenidos en Grecia por intentar traer refugiados a Euskadi, el vizcaíno Mikel Zuluaga y la navarra Begoña Huarte, afirmaron que, tras su acción, se sienten “más personas” y anunciaron que “lo volverán a hacer”.

Begoña Huarte y Mikel Luluaga posan con varios niños en el aeropuerto de Loiu	ep
Begoña Huarte y Mikel Luluaga posan con varios niños en el aeropuerto de Loiu ep

Los dos activistas detenidos en Grecia por intentar traer refugiados a Euskadi, el vizcaíno Mikel Zuluaga y la navarra Begoña Huarte, afirmaron que, tras su acción, se sienten “más personas” y anunciaron que “lo volverán a hacer”.
Zuloaga y Huarte llegaron a las 12.10 horas al aeropuerto de Loiu (Vizcaya), procedentes de Atenas, vía Frankfurt. Allí fueron recibidos por familiares y amigos, así como por un centenar de personas que exhibieron banderas de la plataforma “Ongi Etorri Errefuxuatuak”, y pancartas en las que se podía leer, en euskera, “La solidaridad no es delito. Yo también lo haría”.

una barbaridad
En declaraciones a los medios informativos que se desplazaron hasta el aeródromo, ambos defendieron que todos los seres humanos tengan los mismos derechos e incidieron en que no se puede permitir que una “valla o una concertina” establezca una discriminación entre los “privilegiados y los expulsados”. “Cuando hay una barbaridad en la historia nuestro deber como ciudadanos es desobedecer”, afirmaron.
En este sentido, los dos activistas defendieron que la acción que ellos desarollaron es “muy pequeña respecto al puzzle que debemos crear uno a uno”, y alertaron de “los miles de muertos” que se pueden dar “por una simple línea”.
“Si ellos no cumplen con los derechos humanos ni con el cupo que han firmado, tenemos el derecho legítimo a desobedecer”, aseguraron, para añadir que la “desobediencia civil es una herramienta que interpela al gobierno, a nosotros y crea sensibilidades”.
Además, advirtieron de que, “con la acción” desarrollada en Igoumenitsa, se hicieron “más personas y más humanos”. “Lo volveremos a hacer”, aseguraron, aunque “la próxima vez que conduzca otro”, ironizó Zuluaga.
Abogaron por “crear puentes entre las personas y los pueblos” y hacer “de Euskal Herria esa tierra de acogida que con normalidad traiga refugiados y los acojamos en nuestras casas”.
Zuluaga y Huarte fueron arrestados el 27 de diciembre en el puerto griego de Igoumenitsa cuando intentaban cruzar en ferry el mar Adriático junto a ocho refugiados. Este jueves pagaron la fianza de 4.000 euros impuesta por el juez.
A ambos se les imputan los cargos de “favorecer la inmigración ilegal” y de “imprudencia grave para la integridad de las personas refugiadas”.
En este sentido, incidieron en que es a través de la “desobediencia civil, de forma pacífica”, como se puede “incentivar e interpelar a los Estados” para que modifiquen su actitud y cumplan así “el cupo que ellos mismos han firmado hace un año”.
Por último, recordaron que los ocho refugiados que intentaban trasladar a Euskadi estaban “camuflados” en “un habitáculo” que habían construido en la caravana”.

Comentarios