domingo 17.11.2019
IRÁN PERIODISMO

Liberada la periodista iraní detenida desde hace dos meses y medio

La periodista iraní Yeganeh Salehí, corresponsal del diario emiratí The National y esposa del corresponsal del Washington Post que fue detenida desde hace dos meses y medio en Irán, ha sido puesta en libertad, confirmaron a Efe fuentes familiares.

El periodista iraní de El Washington Post, Jason Rezaian (d) y su mujer la iraní Yeganeh Salehi, el pasado mes de julio. EFE/Archivo
El periodista iraní de El Washington Post, Jason Rezaian (d) y su mujer la iraní Yeganeh Salehi, el pasado mes de julio. EFE/Archivo

La periodista iraní Yeganeh Salehí, corresponsal del diario emiratí The National y esposa del corresponsal del Washington Post que fue detenida desde hace dos meses y medio en Irán, ha sido puesta en libertad, confirmaron a Efe fuentes familiares.

Su marido, Jason Rezaian, con doble nacionalidad iraní y estadounidense, continúa sin embargo bajo arresto sin que se conozca su paradero ni los cargos de los que se le acusa.

Los familiares de Salehí declinaron hacer ninguna declaración a Efe sobre su estado, siguiendo instrucciones de las autoridades.

Según informó hoy el Washinton Post, Salehí fue liberada a mediados de la pasada semana bajo fianza y se le permitió visitar a su marido, al que encontró "saludable físicamente".

"El corresponsal del Washington Post continúa detenido sin explicación. Ya es tiempo de que las autoridades iraníes liberen a Jason y permitan a él y a Yeganeh abandonar el país", pide en el artículo Douglas Jehl, editor internacional del diario.

Salehí y Rezaian fueron arrestados por agentes de Inteligencia en su vivienda en el norte de Teherán el pasado 22 de julio, el mismo día en que fueron detenidos una fotógrafa independiente que había trabajado también a menudo para el Washington Post, y que pidió no ser identificada y su esposo, que fueron puestos en libertad semanas más tarde.

Todos ellos tienen doble nacionalidad iraní y estadounidense, algo que Irán no reconoce, excepto Salehí, que está en trámites de la obtención del permiso de residencia y trabajo en Estados Unidos, país considerado enemigo por Irán y con el que no mantiene relaciones diplomáticas.

Varios medios conservadores iraníes afirmaron entonces que la detención se debía a actividades de "espionaje".

Según Reporteros Sin Fronteras, Irán tiene en la actualidad 65 periodistas y "blogueros" detenidos, la mayoría acusados de delitos como "atentar contra la seguridad nacional", "hacer propaganda contra el Estado", "difundir falsedades" o "perturbar el orden público".

En una entrevista durante su reciente visita a Nueva York el presidente iraní, Hasán Rohaní, negó que en su país detenga a periodistas solo por ejercer periodismo, declaración que ha generado protestas y la firma de una carta por más de un centenar de reporteros iraníes que aseguran lo contrario.

Comentarios