viernes 27/11/20

La jueza deja en libertad a la mujer que acosó a Stephen Hawking en Tenerife

La magistrada del Juzgado de Instrucción número 2 de Arona, Judith Lorenzo, dejó en libertad a la mujer detenida en Tenerife por amenazar gravemente al físico británico Stephen Hawking al suspenderse la pena de cuatro meses de prisión impuesta, ya que no cuenta con antecedentes penales.

El físico británico Stephen Hawking estuvo esta semana en Canarias	lucas jackson
El físico británico Stephen Hawking estuvo esta semana en Canarias lucas jackson

La magistrada del Juzgado de Instrucción número 2 de Arona, Judith Lorenzo, dejó en libertad a la mujer detenida en Tenerife por amenazar gravemente al físico británico Stephen Hawking al suspenderse la pena de cuatro meses de prisión impuesta, ya que no cuenta con antecedentes penales.
Fuentes judiciales informaron de que la mujer, que compareció ayer en un juicio rápido, ha sido condenada a una pena de prisión de cuatro meses e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena.

alejamiento
También se le prohíbe aproximarse al científico a una distancia no inferior a 500 metros del domicilio o lugar donde se encuentre, así como a comunicarse con él por cualquier medio por un periodo de ochos meses.
La mujer, de 37 años y nacionalidad estadounidense, aunque con residencia en Noruega, se conformó con la pena y reconoció que cometió un delito de amenazas graves penado en el art. 169.2 del Código Penal.
Según avanzó “La Opinión de Tenerife”, esta mujer venía persiguiendo al científico por todo el mundo y le llevaba acosando desde hace varios años a través de mensajes con amenazas de muerte, pero la situación se agravó cuando el pasado martes se supo que había viajado expresamente a Tenerife para coincidir con él en el Festival Starmus, que se celebra esta semana en el municipio isleño.
La mujer fue arrestada el jueves en un hotel situado muy cerca de la Pirámide de Arona, recinto de congresos donde tiene lugar el festival, ya que días antes uno de los hijos de Hawking, que tiene acceso a las cuentas del investigador en las redes sociales y a sus correos electrónicos, detectó la llegada de más de un centenar de mensajes amenazantes de esta mujer.
En los diferentes correos electrónicos que recibió el científico se especificaban planes para acabar con su vida durante la conferencia que iba a ofrecer en la isla. Por los datos plasmados en estos correos, la persona que los remitía podría hallarse en el interior del recinto de la conferencia, debido a los detalles que precisaba y que sólo los podía conocer algún asistente al festival.
Alertada por la gravedad de las amenazas, la hija de Stephen Hawking avisó a los asistentes de su padre y éstos pusieron los hechos en conocimiento de la Policía Nacional, sobre todo después de saber que la mujer aseguraba que se encontraba en Tenerife y pretendía acceder al recinto.

Comentarios