miércoles 30/9/20

El juez acusa a 105 personas de formar parte de la red de Gao Ping

La Audiencia juzgará a los investigados por pertenecer a un grupo criminal y blanqueo de dinero
Gao Ping, cabecilla de la trama Emperador

EUROPA PRESS  (Foto de ARCHIVO)

22/03/2013
Gao Ping, cabecilla de la trama Emperador | EP

El juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama ha propuesto juzgar a 105 personas en la causa de la Operación Emperador, que destapó una macrorred de fraude fiscal y blanqueo liderada por el ciudadano chino Gao Ping en la que presuntamente participaron empresarios, policías, guardias civiles y hasta el actor porno Nacho Vidal.

En un auto hecho público ayer, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 envía la causa a la Sala de lo Penal al entender que los hechos son constitutivos de delitos de organización criminal, blanqueo de capitales, delito contra la Hacienda pública española y continuado de falsificación de documentos mercantiles y públicos.

Tras numerosas vicisitudes, se pone así fin a la instrucción de un caso que comenzó a investigarse en 2011 y se da un plazo de diez días a la Fiscalía y a las acusaciones para que soliciten la apertura del juicio oral, el sobreseimiento de la causa o, excepcionalmente, la práctica de diligencias que consideren indispensables.

Además de contra Gao Ping, el juez dirige el procedimiento contra miembros de la Guardia Civil y de la Policía, como el inspector de la Brigada de Extranjería Miguel Ángel Gómez Gordo, empleados de banca, empresarios e incluso joyeros expertos en diamantes, que colaboraban en el lavado de activos.

Nacho Vidal, implicado

El magistrado también propone juzgar a Ignacio García Jordá, conocido como Nacho Vidal, al considerar que colaboraba en los envíos de capital fuera de los cauces legales a través de la sociedad Vidal Production.

El juez considera que existen “indicios racionales para considerar que los encausados forman parte de una compleja macroorganización criminal de carácter internacional” encabezada por Gao Ping, con grupos y escalones “perfectamente estructurados y jerarquizados” que tenían como propósito común un “sistemático” fraude fiscal y blanqueo de capitales entre 2010 y 2012.

Para dar soporte a esta actividad delictiva, explica, constituyeron un entramado de sociedades pantalla, al frente de las cuales se situaron diferentes testaferros, y confeccionaron los documentos mercantiles (facturas) y públicos (pasaportes) necesarios.

Una de las vías que utilizaba la trama consistía en la recogida de dinero centralizada en polígonos de Cobo Calleja de Fuenlabrada (Madrid) para su posterior remisión hacia el exterior. Según el escrito, bajo el “liderazgo absoluto” de Ping Gao, cada investigado tenía distribuidas de forma “perfecta y milimétrica” sus funciones y cometidos en la trama. l

Comentarios