domingo 29/11/20

Los inmigrantes del “Open Arms” llegan a Barcelona entre abrazos y felicitaciones

Entre abrazos y felicitaciones con la tripulación desembarcaron ayer en el muelle de cruceros del puerto de Barcelona los 60 inmigrantes del “Open Arms”, que descendieron del buque donde vivieron durante cuatro días

El barco “Open Arms” arribó ayer al puerto de Barcelona para desembarcar a los 60 inmigrantes rescatados en el Mediterráneo | Toni Albir (efe)
El barco “Open Arms” arribó ayer al puerto de Barcelona para desembarcar a los 60 inmigrantes rescatados en el Mediterráneo | Toni Albir (efe)

Entre abrazos y felicitaciones con la tripulación desembarcaron ayer en el muelle de cruceros del puerto de Barcelona los 60 inmigrantes del “Open Arms”, que descendieron del buque donde vivieron durante cuatro días de travesía vestidos con una camiseta de la ONG catalana.
Después de que personal sanitario haya subido a bordo para determinar el estado de salud de las personas rescatadas, el último de los 60 inmigrantes pisó suelo español sobre las 14.00 horas. Fue el propio fundador de Proactiva Open Arms, Óscar Camps, quien despidió con un abrazo a los inmigrantes conforme abandonaban el barco. Una vez en el puerto, las personas rescatadas pasaron a disposición de agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de asesores de Cruz Roja y de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) antes de ser trasladados.
Cruz Roja montó un pequeño hospital de campaña en la Terminal de Cruceros del puerto de Barcelona, donde desplegó un operativo con 70 técnicos, cinco vehículos de apoyo y dos ambulancias. Entre los técnicos que desplegó había médicos, enfermeras, un equipo de apoyo psicosocial y de albergue y conductores. La directora del Área de Sanidad y coordinadora del dispositivo de llegada del “Open Arms” de la Delegación del Gobierno, Carmen Aramburu, aseguró que “la operación fue un éxito” y explicó que únicamente 11 de los 60 inmigrantes que llegaron tenían algún problema de salud, aunque sólo una persona ha requerido hospitalización por su situación “psicosocial”.
Cansados, pero sanos, contentos y agradecidos, los 60 inmigrantes que desembarcaron en Barcelona ya descansaron por la tarde en los equipamientos que habían sido preparados para ellos. Medio centenar, los hombres, fueron alojados en la residencia deportiva Joaquím Blume de Esplugues de Llobregat (Barcelona), donde seguirán recibiendo atención de la Cruz Roja.
Finalmente fueron seis los inmigrantes que declararon ser menores de edad, cinco de ellos no acompañados que pasaron a tutela de la Dgaia, y 5 mujeres, tres de las cuales viajaron solas.
Ante una enorme expectación mediática, con más de 80 periodistas acreditados para cubrir la llegada del barco al puerto barcelonés, los inmigrantes pasaron un examen médico de Sanidad Exterior para descartar que padeciesen enfermedades infecciosas, y fueron identificados y filiados por agentes de la Policía Nacional. Los agentes verificaron que se trata de ocho palestinos, ocho de Sudán del Sur, tres de Mali, cinco sirios, uno de Burkina Faso, otro de Costa de Marfil, cuatro eritreos, ocho egipcios, tres de República Centroafricana, dos de Camerún, dos etíopes, seis libios, ocho de Bangladesh y un guineano.
La Delegación del Gobierno en Cataluña, que coordinó el operativo de acogida, confirmó que los inmigrantes tendrán un permiso especial de estancia legal en España de 30 días, los que prevé la Ley de Extranjería para los inmigrantes de manera excepcional por motivos humanitarios, y no de 45 como habían anunciado anteriormente.
Además ayer también llegaron en autobús a Barcelona procedentes de Córdoba otra decena de inmigrantes subsaharianos. l

Comentarios