jueves 18.07.2019

Un informe estima que la UE ha levantado mil kilómetros de “muros” contra la inmigración

Encuentran a un undécimo inmigrante muerto después del naufragio de una patera en Cádiz

Un grupo de personas espera para acceder a Europa desde una valla fronteriza | aec
Un grupo de personas espera para acceder a Europa desde una valla fronteriza | aec

La Unión Europea levantó cerca de mil kilómetros de barreras físicas en sus fronteras desde los años noventa para impedir la entrada a inmigrantes, según un informe de tres organizaciones publicado ayer, con motivo del 29 aniversario de la caída del muro que más avergonzó a Europa, el de Berlín.
Diez países de la UE (España, Grecia, Hungría, Bulgaria, Austria, Eslovenia, Reino Unido, Letonia, Estonia y Lituania) erigieron vallas en sus fronteras en las últimas décadas por razones migratorias, según la investigación, llevada a cabo por el Centro Delás de Estudios por la Paz, el Transnational Institute (TNI) y Stop Wapenhandel.
Esas barreras están en las fronteras externas de la Unión pero también entre los propios Estados miembros, señala el documento, que analiza en particular los obstáculos en la ruta de los Balcanes, en el norte de África (con España –Ceuta y Melilla-), en el Reino Unido y en las repúblicas Bálticas y la frontera con Rusia.
Según el informe, la política europea considera “una amenaza para la seguridad” la llegada de flujos migratorios y de personas desplazadas por la fuerza y apuesta por la creciente “militarización” de la Agencia europea de fronteras y costas (Frontex).

Métodos humanitarios
El informe concluye que “en lugar de dar prioridad a los métodos humanitarios en la gestión de los flujos migratorios y de tratar los problemas estructurales de violencia global y desigualdad”, la UE opta “por levantar muros sociales, políticos y físicos argumentando que así protege el territorio europeo de la inseguridad y el terror”.
Para cambiar ese enfoque, el documento recoge una serie de recomendaciones, incluida la idea de abrir un debate con la sociedad civil sobre “el modelo de seguridad que queremos”, la conversión de Frontex en una “agencia humanitaria europea no militarizada” o la aplicación de campañas contra el racismo y la xenofobia.
“Una UE de fronteras abiertas es ayer en día un ideal sin cumplir, ni siquiera (se da) en el espacio Schengen, donde las fronteras parecen abiertas pero en realidad se controla y almacenan los datos de todos nuestros movimientos” explicó Ainhoa Ruiz, coautora del estudio.
Ayer, coincidiendo con la divulgación de este estudio, un nuevo cadáver de los ocupantes de la patera que naufragó el pasado lunes en la playa de los Caños de Meca (Cádiz) fue hallado por los buzos de la Guardia Civil, con lo que el número de cuerpos sin vida recuperados del mar asciende a once, dos de los cuales han sido encontrados esta mañana.
Esta última víctima mortal fue localizada en los acantilados cercanos a la Torre del Tajo, cerca de donde a lo largo de la mañana se encontraron los otros dos cuerpos, según informaron fuentes de la Guardia Civil. l

Comentarios