El Hospital Clínic de Barcelona realiza por segunda vez un trasplante de útero

Imagen de la intervención que han llevado a cabo profesionales del Hospital Clínic. @FRANCISCOAVIA

El Hospital Clínic realizó el pasado 4 de abril el segundo trasplante de útero, en este caso de una mujer que le donó el órgano a su hija, un año y medio después de que el centro barcelonés se convirtiera en el primero de España en llevar a cabo este tipo de intervenciones.
 
Según ha informado este martes el Clínic en un comunicado, la intervención duró 18 horas e introdujo alguna modificación respecto al primer procedimiento, realizado en octubre de 2020 y cuya destinataria todavía no ha logrado un embarazo viable.
 
Después de dos meses en planta, la paciente de este segundo trasplante ya ha tenido su primera menstruación y se espera que a finales de este año se le pueda implantar el primer embrión.
 
En este segundo trasplante, el equipo de cirujanos ha contado con un exoscopio, una lente de gran aumento y alta definición de imagen que ayuda tanto en la cirugía cuando el útero está fuera del cuerpo y se prepara para ser transferido como en el implante en cirugía abierta.
 
En esta ocasión, el equipo médico que atiende a la paciente tiene previsto aumentar a 16 la cantidad de embriones que se implanten a la paciente para aumentar las posibilidades de embarazo.
 
La receptora del primer trasplante, que disponía de 4 embriones y tuvo la primera menstruación al mes y medio de la operación, aún no ha conseguido un embarazo viable.
 
Esta operación se enmarca en un proyecto de investigación que se inició hace cinco años y que tiene como objetivo validar esta cirugía con cinco trasplantes en mujeres con síndrome de Rokitansky, un defecto congénito en el aparato reproductor que hace que quienes lo padecen nazcan sin útero ni trompas de falopio.
 
Uno de los requisitos para realizar este tipo de trasplante es que las mujeres candidatas estén emparentadas por lazos familiares de primer o segundo grado con las donantes.
 
Además, deben tener compatibilidad inmunológica, que la donante ya haya cumplido su deseo gestacional, que ambas estén sanas y que la cirugía no represente un riesgo para ellas.
 
La intervención, que ha involucrado a más de 50 profesionales, fue liderada por el Jefe del Servicio de Ginecología del hospital, Francisco Carmona, y el Jefe de Urología y Transplante Renal, Antonio Alcaraz.
"Estamos hablando probablemente del trasplante más complejo que se emprende. Solamente equiparable a trasplantes de cara", ha asegurado Alcaraz.
 
"Yo destacaría como la parte más difícil, casi al final de la cirugía de la donante, cuando el útero está solo unido por las arterias y venas que vamos a conservar. En ese momento es tremendamente fácil cometer un error, hacer un movimiento brusco que lesione la vascularización y que perdamos el órgano", ha añadido Carmona.
 
Actualmente en todo el mundo se han realizado aproximadamente 100 trasplantes de este tipo y su viabilidad está alrededor del 80%.
 
Con este tipo de trasplante se consigue un 40 % de recién nacidos sanos, mientras que con la fecundación in vitro estándar la tasa de recién nacidos por pareja que inicia el proceso no llega al 20%.

El Hospital Clínic de Barcelona realiza por segunda vez un trasplante de útero

Te puede interesar