• Sábado, 22 de Septiembre de 2018

El Gobierno de Navarra desactiva el Plan de Emergencias por la crecida

El Gobierno de Navarra desactivó ayer el Plan de Emergencias ante Inundaciones, que se mantenía vigente desde el pasado jueves, ante el descenso del nivel de los ríos

El Gobierno de Navarra desactiva el Plan de Emergencias por la crecida
Una de las calles del casco viejo de Tudela, este fin de semana | jesús diges (efe)
Una de las calles del casco viejo de Tudela, este fin de semana | jesús diges (efe)

El Gobierno de Navarra desactivó ayer el Plan de Emergencias ante Inundaciones, que se mantenía vigente desde el pasado jueves, ante el descenso del nivel de los ríos y a la vista de las previsiones meteorológicas, que descartan precipitaciones de importancia.

Al mantenerse amplias zonas inundadas, Protección Civil recomienda a la población que no se acerque a los ríos y a los lugares que permanecen anegados, informó el Ejecutivo navarro en un comunicado.
La consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, María José Beaumont; el director general de Interior, Agustín Gastaminza; y la responsable de Protección Civil, Isabel Anaut; analizaron ayer la situación de las áreas afectadas por las inundaciones estos días en Navarra.

Condiciones de seguridad
Al constatar el descenso de niveles y caudales, y la reapertura de la mayoría de las carreteras, concluyeron que se “dan las condiciones de seguridad suficientes para desactivar el Plan de Emergencias por Inundaciones”. Continúan, no obstante, los trabajos para recuperar las afecciones que han producido las inundaciones, especialmente en la apertura de las carreteras que aún permanecen cerradas.

Al cierre de esta edición solo estaban cortadas al tráfico la carretera N-113 (Pamplona-Madrid) entre los puntos kilométricos 75 y 77, y la NA-5211 Buñuel (accesos al puente), en la que se descubrió un hundimiento en la calzada en el kilómetro 1.

Protección Civil insiste en su recomendación a la ciudadanía de que no se acerque a los ríos y zonas anegadas y que se mantengan las medidas preventivas, especialmente en la cuenca del Ebro, río cuyo caudal sigue siendo “muy elevado”. Ayer, muchos hacían caso omiso de esas recomendaciones y acudían a puentes, orillas y paseos para no perderse la llegada de la punta de la crecida extraordinaria del Ebro a la capital aragonesa.

Por otra parte, el consejero de Presidencia del Gobierno aragonés, Vicente Guillén, consideró “bastante impresentable” que el presidente de Murcia, Fernando López Miras, haya “aprovechado” unos momentos de “tanta dificultad” en la ribera del Ebro para reivindicar de nuevo el trasvase.

Guillén tachó de “muy desafortunadas” las palabras del presidente murciano al hablar de “solidaridad” o de “uso eficiente del agua”.