miércoles 2/12/20

Los gigantes de internet crearán una base de datos común para combatir el contenido extremista

Los gigantes de internet YouTube, Facebook, Twitter y Microsoft redoblarán sus esfuerzos por eliminar el contenido.

La red social de Mark Zuckerberg es la que más denuncias de este tipo recibe	REUTERS/Dado Ruvic
La red social de Mark Zuckerberg es la que más denuncias de este tipo recibe REUTERS/Dado Ruvic

Los gigantes de internet YouTube, Facebook, Twitter y Microsoft redoblarán sus esfuerzos por eliminar el contenido de extremistas de sus plataformas mediante la creación de una base de datos común.
Las compañías compartirán los “hashes” –identificaciones digitales únicas que asignan automáticamente a vídeos o fotografías– de contenido extremista que han eliminado de sus sitios web para permitir que las otras identifiquen el mismo contenido en sus plataformas.
“Esperamos que esta colaboración llevará a una mayor eficiencia mientras seguimos aplicando nuestras políticas para ayudar a frenar el urgente tema global del contenido terrorista en línea”, señalaron ayer en un comunicado conjunto remitido a los medios de comunicación.
Las empresas del sector tecnológico se resistieron durante largo tiempo a la intervención externa en la forma en que sus sitios deberían ser controlados, pero ahora han tenido que enfrentarse a la presión de los gobiernos occidentales para que hagan más por suprimir el contenido extremista tras una serie de ataques terroristas.
YouTube y Facebook comenzaron a utilizar los “hashes” para eliminar automáticamente este tipo de contenido. No obstante, muchos proveedores dependían hasta ahora principalmente de que los usuarios identificasen el contenido como “violación en los términos de servicio”. Posteriormente, el material marcado es revisado individualmente por editores que borran las publicaciones que resulten violar los términos del servicio.
Twitter suspendió 235.000 cuentas entre febrero y agosto de este año y amplió los equipos que revisan las informaciones de contenido extremista.
Cada compañía decidirá qué “hashes” de imágenes y vídeos incluyen en la base de datos y el contenido que coincida no será eliminado automáticamente, explicaron. La base de datos estará operativa a comienzos de 2017 y más compañías podrían sumarse a la iniciativa.
Según un informe difundido ayer por la Comisión Europea (CE), solo el 28 % de las alertas de incitación al odio que grandes empresas de internet recibieron en los últimos meses llevaron a una retirada de esos contenidos.
El estudio recoge los primeros resultados de la aplicación de un código de conducta acordado por las grandes firmas de tecnologías de la información para combatir la incitación al odio en la red en Europa. Los resultados iniciales revelan que, de 600 alertas recibidas, se eliminaron contenidos en 169 casos.

Comentarios