miércoles 20/1/21

Francisco I establece que las mujeres puedan leer la palabra de Dios y dar la comunión

Pese a las concesiones el pontífice continúa sin abrir la iglesia católica al sacerdocio femenino
El papa interviene durante una audiencia en el Vaticano | aec
El papa interviene durante una audiencia en el Vaticano | aec

El papa autorizó que las mujeres puedan leer la Palabra de Dios, ayudar en el altar durante las misas y distribuir la comunión, pero, por el momento, no abre al sacerdocio, en un motu proprio (documento pontificio) que introduce cambios en el actual código de Derecho Canónico.

En este motu proprio se revista el documento de San Pablo VI “Ministeria quedam” (1972) que solo permitía a los varones recibir los ministerios del Lectorado y el Acolitado. El lector es el encargado de leer la palabra de Dios en las ceremonias, mientras que el acólito ayuda al diácono y al sacerdote en el altar y también puede distribuir la comunión, entre otras funciones.

Aunque las mujeres ya realizan estos ministerios en lugares donde faltan sacerdotes, en la última asamblea del Sínodo de los Obispos sobre la Amazonía se había aprobado un punto para que fuese institucionalizada.

“Por estos motivos, me pareció oportuno establecer que pueden ser instituciones como lectores o acólitos no solo hombres sino también mujeres, en quienes, a través del discernimiento de los pastores y después de una adecuada preparación, la Iglesia reconoce la firme voluntad de servir fielmente a Dios y al pueblo cristiano”, escribe el papa en una carta al Prefecto de la Congregación de la Fe, Luis Ladaria.

El Vaticano explicó en una nota que las mujeres que leen la palabra de Dios durante las celebraciones litúrgicas o que realizan un servicio en el altar, como monaguillos o distribuyen la Eucaristía, no son nuevas. “Hasta hoy, sin embargo, todo esto se llevó a cabo sin un mandato institucional real, no obstante lo establecido por San Pablo VI, que en 1972, decidió mantener el acceso restringido a los hombres.

Comentarios