sábado 24/10/20

El fiscal investiga la filtración de las pruebas de Selectividad en Badajoz

Los estudiantes se echan a la calle para mostrar su indignación por tener que repetir los examenes

Un grupo de estudiantes participan en una concentración de protesta | josé luis real (efe)

La Fiscalía de Badajoz investiga ya la posible filtración de algunos exámenes de la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) en Extremadura, en una jornada en la que los estudiantes se echaron a la calle para mostrar su indignación por la repetición de las pruebas.
El problema obligó a la Universidad de Extremadura (UEx) a abrir una información reservada de carácter interno e incluso provocó que el rey no presidiera ayer en el Campus de Cáceres, como estaba previsto, la clausura del Congreso “Carlos V, Vitoria y Erasmo en Yuste”, con el fin de “no interferir”, informó la Casa Real.
El martes más de 4.000 alumnos deberán repetir las pruebas que hicieron el miércoles, según anunció el jueves la UEx, que además tuvo que cambiar los exámenes preparados.

Revelación de secretos
La Fiscalía de Badajoz decidió incoar diligencias de investigación penal para determinar si hubo un delito de descubrimiento y revelación de secretos, después de que la UEx haya detectado 14 accesos indebidos a su web.
De forma paralela, el rector, Segundo Piriz, anunciaba en una rueda de prensa que denunciarían los hechos ante la Fiscalía.El rector pidió “disculpas” a los estudiantes y consideró como una decisión “acertada y justa” que se repitan las pruebas, ya que no podían permitir que algunos alumnos jueguen “con ventaja”.

Estrés y esfuerzo
“Somos conscientes de la tensión, estrés, esfuerzo y sacrificio de los estudiantes para presentarse a esta prueba y lo que significa psicológicamente creer que ya has terminado las pruebas y tener que repetir uno o dos exámenes cuatro o cinco días después, pero esta decisión se toma después de evaluar seriamente los pros y los contras”, subrayó Píriz, que hizo una llamada a la calma.
El rector indicó que se recibió una llamada y un correo anónimo avisando del problema, que nunca se consideró un “hackeo”, y que también fue detectado por el servicio de informática.
“No podemos precisar el número de estudiantes que tuvieron acceso a esos exámenes, pero tenemos dudas más que razonables que nos inducen a pensar que alguno de los estudiantes que realizó la prueba de acceso a la universidad tuvo esos exámenes antes de entrar en el aula”, aseveró el rector pacense.

Comentarios