miércoles 21/10/20

Familias con bebés de “vientres de alquiler” están atrapadas en Ucrania

Al menos una veintena de familias españolas están atrapadas en Ucrania con sus bebés nacidos en este país por gestación subrogada por la negativa de las autoridades consulares de España a tramitar la inscripción en el registro civil de los recién nacidos.

Varias mujeres participan en una concentración contra la gestación subrogada celebrada en Madrid el año pasado | aec
Varias mujeres participan en una concentración contra la gestación subrogada celebrada en Madrid el año pasado | aec

Al menos una veintena de familias españolas están atrapadas en Ucrania con sus bebés nacidos en este país por gestación subrogada por la negativa de las autoridades consulares de España a tramitar la inscripción en el registro civil de los recién nacidos.
Andrés y Silvia (nombres ficticios) llegaron a Kiev a principios de julio, cuando nació su bebé, y aunque la agencia intermediaria que se encargó de gestionar el contrato con la madre biológica del pequeño les avisó de la decisión del consulado español, creyeron que sería algo temporal. “Sonaba a algo temporal, pero ya pasaron casi dos meses desde que dejaron de hacer las pruebas de ADN” por las que se acreditaba que el varón solicitante era el padre biológico del bebé, procedimiento que abría la puerta a la concesión de la nacionalidad española del niño, explicó Andrés.
El Consulado de España dejó de tramitar la documentación de los bebés nacidos por gestación subrogada el 5 de julio, con el pretexto de que las pruebas de paternidad violan la nueva Ley de Protección de Datos de la Unión Europea (UE), en vigor desde mayo pasado. Las autoridades españolas argumentan que el ADN es un material sensible que no puede ser tomado de acuerdo a la nueva normativa europea.
“Es una excusa que pusieron para dejar de hacer las tramitaciones por motivos políticos e ideológicos. La ley la aplican todos los países europeos, pero vemos aquí parejas de Italia, de Alemania, de Portugal que no tienen ningún problema con sus consulados y se llevan a sus hijos”, señala Silvia. La pareja ya lleva casi dos meses un hotel en las afueras de Kiev y seguirán en Ucrania al menos hasta finales de octubre, que es la fecha en la que obtuvieron cita del Consulado para solicitar la documentación para su bebé. “De todas formas, lo que nos dicen en la Embajada es que lo normal es que nos denieguen la inscripción en el registro civil. En octubre ya nos habrá vencido el visado de turista por el que hemos entrado y tendremos que salir del país”, se queja Andrés.
Y aunque en teoría podrán volver a entrar al día siguiente, no saben con quién dejar al pequeño. “Nos sentimos desamparados por el Estado español. Es posible que tener un niño no sea un derecho, pero sí es un derecho nacionalizar al hijo de unos padres españoles. Lo único que le pedimos al Estado español es que cumpla con sus obligaciones”, agrega Silvia. l

Comentarios