viernes 27/11/20

Un fallo tras el lanzamiento frustra la misión del satélite español Ingenio

El proyecto estaba financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación con 200 millones de euros
Ilustración del Seosat-Ingenio | ep
Ilustración del Seosat-Ingenio | ep

Un fallo, solo ocho minutos después del lanzamiento desde Kurú (en la Guayana Francesa) del cohete que lo transportaba, frustró la misión del satélite español Ingenio, una de las mayores apuestas de la industria aeroespacial española.

Cien por cien nacional, la misión estaba financiada por el Centro Español para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) del Ministerio de Ciencia e Innovación, pero se enmarcaba a su vez en una sofisticada arquitectura europea de observación de la Tierra. Iba, además, a completar el Programa Nacional de Observación de la Tierra por Satélite, junto al también español PAZ, en órbita desde 2018, y a escudriñar la Tierra desde el espacio durante los próximos siete años, aunque estaba diseñado para haber aguantado diez.

Solo ocho minutos después del lanzamiento, que se produjo puntual a la hora programada, el cohete Vega se desvió de la trayectoria prevista y varias horas después Arianespace, que investiga lo sucedido, dio la misión por perdida. “Ocho minutos tras el despegue de la misión de Vega VV17 y después del primer encendido del motor de la etapa superior Avum, se identificó un desvío de la trayectoria, lo que implica la pérdida de la misión. Se están analizando los datos de la telemetría para determinar la causa del fallo”, señalaron en sendos comunicados la Agencia Espacial Europea (ESA) y Arianespace.

Posteriormente, en una declaración ante la prensa desde Kurú, el consorcio espacial Arianespace informó de que el fracaso del lanzamiento se debió a una serie de errores humanos y no a un fallo de diseño. Después del encendido del motor, el control del vehículo se perdió de forma permanente y su trayectoria se desvió rápidamente. En este sentido, la empresa detalló que, según los primeros datos de su investigación preliminar, hubo un fallo en la conexión de los cables en el sistema de control.

Con un coste que ronda los 200 millones de euros –incluido el lanzamiento–, el diseño y construcción de Ingenio y de todos los instrumentos de los que estaba dotado ha implicado durante años al sector espacial español.

El contratista principal era Airbus Defence & Space España, pero en el consorcio se habían implicado las compañías aeroespaciales españolas más importantes: Crisa, Deimos Space, GMV, GTD, HV Sistemas, Iberespacio, Indra, Sener o Thales Alenia Space.

Comentarios