lunes 26/10/20

España consolida la tendencia del hijo único y tres de cada diez no tienen hermanos

España consolida la tendencia del hijo único –ya son tres de cada diez los españoles que crecen sin hermanos–, a pesar de que las preferencias en cuanto al número de descendientes se han mantenido estables durante el último medio siglo.

La mayoría de los españoles desearía tener al menos dos hijos
La mayoría de los españoles desearía tener al menos dos hijos

España consolida la tendencia del hijo único –ya son tres de cada diez los españoles que crecen sin hermanos–, a pesar de que las preferencias en cuanto al número de descendientes se han mantenido estables durante el último medio siglo: la gran mayoría de españoles desean tener al menos dos, según un estudio de la Fundación La Caixa, que constata que España está a la cola de la fecundidad (1,3 hijos de media) en comparación con los demás países europeos.
Este análisis comparativo considera que la diferencia entre el número de hijos que la mayoría de los hombres y mujeres españoles desearían tener (2,2) y los que realmente tienen constituye un “déficit de bienestar profundo”, explicó Gosta Esping-Andersen, coordinador del trabajo.
A diferencia de otros países europeos con baja natalidad, muy pocas españolas optan por no tener hijos: sólo el 13% de las nacidas en 1965 no han tenido descendencia en comparación con el 9% de las nacidas en los años cuarenta.
Una de las “sorpresas” es que las parejas de hecho españolas siguen un patrón “muy nórdico”, ya que son “sorprendentemente estables” y a ellas corresponde el 24% de todos los nacimientos.
De hecho, el porcentaje de hijos nacidos fuera del matrimonio pasó del 4% en 1980 al 11% en 1995 y desde entonces el aumento ha sido muy rápido.
La “cohabitación” en España ha pasado de “casi cero” en los 80 a ser “una norma” muy prevalente hoy: el 40% de las mujeres nacidas en los setenta forman parte de una pareja de hecho.
Otra de las peculiaridades de España es que la baja natalidad está muy generalizada, al margen de la procedencia geográfica y social, estudios y la situación laboral de la mujer, mientras que en otros países la alta natalidad compensa con la baja de otros.

Comentarios