viernes 4/12/20

Educación apunta a un regreso de los alumnos hasta 10 años sin mascarilla ni distancia social

Proponen fomentar las actividades al aire libre y obligan a separar 1,5 metros las mesas a partir de 5º de Primaria
La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, en la Comisión de Educación del Senado  | chema moya
La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, en la Comisión de Educación del Senado | chema moya

Los escolares de Educación Infantil y de los primeros cursos de Primaria no tendrán que mantener una distancia interpersonal de metro y medio durante el próximo curso ni tampoco usar mascarillas en clase porque son grupos “estables de convivencia”, según el documento del Gobierno con las medidas sanitarias que se tendrán que implantar en los centros educativos a partir de septiembre frente a la pandemia. 

Este documento, elaborado por los ministerios de Sanidad y Educación y Formación Profesional, se presentará hoy a las comunidades en la reunión de la Conferencia Sectorial de Educación, e incluye las recomendaciones que se trasladarán a los centros educativos para preparar la “vuelta al cole” en un “entorno seguro y saludable para el alumnado”.

De este modo, el Gobierno relaja las medidas en los cursos con escolares de menor edad, donde el contacto es más frecuente.
Además, en estos cursos hasta los 10 años se permitirán clases de hasta 20 alumnos, aunque el documento precisa que lo “ideal” es no superar los 15 por aula.

Asimismo, la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, avanzó que los pupitres tendrán que estar separados por 1,5 metros en todos los cursos a partir del 5º de Primaria. 

Cuando esa separación no sea posible, el uso de mascarillas se impone como obligatorio, al igual que cuando los estudiantes se levanten de su mesa.

Además, el Gobierno planteará que los centros organicen “en la medida de lo posible” actividades educativas al aire libre en vez de espacios cerrados, que tendrán que ventilarse con frecuencia y “durante al menos cinco minutos al inicio de la jornada, al finalizar y entre clases”.

“Cuando las condiciones meteorológicas y el edificio lo permitan se aconseja mantener las ventanas abiertas el mayor tiempo posible”, indica el Gobierno, que establece como mínimo limpiar una vez al día las instalaciones, aunque en el caso de los aseos se incrementa a tres veces.

Protocolo ante contagios 
Este documento, en el que los gobiernos autonómicos podrán aportar medidas en la Conferencia Sectorial de Educación, establece el protocolo a seguir en los centros cuando exista una sospecha de contagio por coronavirus.

En el caso de que un escolar presente síntomas del Covid-19 habrá que trasladarle a un espacio separado de uso individual, se le colocará una mascarilla y se contactará con la familia.

Además, se deberá llamar al centro de salud correspondiente y al Servicio de Prevención de Riesgo Laborales cuando los síntomas los presente un trabajador. 

Asimismo, se propone que haya una persona responsable de referencia para los aspectos relacionados con el Covid-19 y se recomienda la creación de un equipo con distintos representantes de la comunidad educativa, que garantice que todo el mundo esté informado, así como que se cumplan las medidas.  

En este sentido, la ministra de Educación afirmó que volver a abrir los centros “no es tan fácil” como la reapertura de comercios y establecimientos, porque implica “el desarrollo de actividades de gran responsabilidad” y conlleva “una gran dificultad”.

Por su parte, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, defendió preparar “con mucho cuidado” el regreso reduciendo los riesgos al máximo, aunque adelantó que en septiembre habrá que reevaluar la situación para ver si se dan o no las condiciones adecuadas.

Comentarios