lunes 21/9/20

Educación anula los temarios de las oposiciones y restablece los de 1993

El Ministerio de Educación derogó los nuevos temarios vigentes desde enero para el ingreso y adquisición de especialidades de profesorado de educación pública debido a razones “objetivas” y de “interés general”, y restableció los anteriores (de 1993 y 1996) “provisionalmente”.

  El Ministerio de Educación derogó los nuevos temarios vigentes desde enero para el ingreso y adquisición de especialidades de profesorado de educación pública debido a razones “objetivas” y de “interés general”, y restableció los anteriores (de 1993 y 1996) “provisionalmente”.

Entre otros argumentos, se indica que la gran mayoría de las comunidades aceptaron la “recomendación del Ministerio”, que “propuso no convocar” procesos selectivos en 2012 y acumular las plazas a la oferta de empleo público de 2013, tomando en consideración las restricciones presupuestarias del Real Decreto-ley 20/2011 y aduciendo razones de “eficiencia”.

Según la orden ministerial que ayer publicó el BOE, otra circunstancia que “desaconseja” la implantación es la intención del Ministerio de acometer una “revisión” del sistema de acceso a la función docente, que permita atraer a la docencia a los mejores profesionales, primando el mérito y la capacidad.

 Elementos clave > “En la medida en que la configuración de las pruebas y el contenido de los temarios constituyen un elemento clave de estos procesos selectivos, no pueden resultar ajenos a esta revisión”, esgrime el ministerio.

Por todo ello, se considera que la implantación de nuevos temarios introduciría un elemento de “inestabilidad” en el sistema educativo, que “perjudicaría” los intereses de los directamente afectados, entre los que destacan los opositores, como de la comunidad educativa en su conjunto.

Los sindicatos reaccionaron con “indignación”, como la Federación de Enseñanza de CCOO, y “preocupación”, como FETE-UGT y CSI-F, mientras que STES lo considera “inadmisible” y ANPE critica el “desconcierto” que causa la derogación.

Comentarios