miércoles 17.07.2019

Dimite la directora de Trabajo que firmó el acta del sindicato de las empleadas sexuales

La directora general de Trabajo, Concepción Pascual Lizana, presentó su dimisión tras asumir la responsabilidad de haber firmado el expediente que dio el visto bueno al sindicato denominado Organización de Trabajadoras Sexuales (Otras).

Concha Borrell, secretaria general de Otras, junto a Sabrina Sánchez, miembro del sindicato. | aec
Concha Borrell, secretaria general de Otras, junto a Sabrina Sánchez, miembro del sindicato. | aec

La directora general de Trabajo, Concepción Pascual Lizana, presentó su dimisión tras asumir la responsabilidad de haber firmado el expediente que dio el visto bueno al sindicato denominado Organización de Trabajadoras Sexuales (Otras).
El Ministerio de Trabajo informa en un comunicado de que la titular del departamento, Magdalena Valerio, aceptó la renuncia de la directora general. Concepción Pascual “asumió voluntariamente todas las responsabilidades del registro de los estatutos de Otras, la Organización de Trabajadoras Sexuales” dado que se llevó a cabo ante la dirección de la que ella era la máxima responsable, precisó Trabajo.
Preguntado por los periodistas, el secretario de Organización del PSOE, Jose Luis Ábalos, señaló que Pascual “igual no supo interpretar” la trascendencia de dar el visto bueno a ese sindicato, “porque en la administración no todo el mundo tiene sensibilidad política ni se le exige”.
El pasado 4 de agosto, el BOE publicó la constitución del sindicato Organización de Trabajadoras Sexuales después de que la Dirección General de Trabajo comprobase que reunía los requisitos legales. Tras conocer la noticia, la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, reconoció que le habían “colado un gol por la escuadra”, que “desconocía por completo” que su ministerio había dado el visto bueno al sindicato, y que haría lo posible por anularlo lo antes posible.
La Abogacía del Estado ya está estudiando cómo arreglar esta cuestión que, a juicio del Gobierno, “no parece difícil” dado que recurrirá a “la nulidad de pleno derecho para revocar” la decisión.
Por su parte, la diputada de En Marea, Ángela Rodríguez afirmó a través de su cuenta de Twitter estar “impactada por el cese de la Directora general de trabajo”. Además, asegura que “algo va mal cuando molesta más un sindicato de prostitutas que millones de mujeres en paro o en precario” y dice que “más que nunca necesitamos un debate sereno sobre la prostitución, en definitiva, trabajar un pacto sexual nuevo”.
El sindicato Otras lamentó ayer que “un Gobierno que dice ser feminista haya forzado el cese de una mujer que actuó conforme a derecho cumpliendo la normativa vigente” y agradeció a Ada Colau, su “valentía” por apoyar la constitución de este sindicato. l

Comentarios