miércoles 5/8/20

Las diferencias entre países hacen que se ralenticen los acuerdos climáticos

El secretario General de la ONU incidió en que la crisis del clima “está poniendo en peligro nuestro futuro”
Greta Thunberg y la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera  | Guiilén (efe)
Greta Thunberg y la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera | Guiilén (efe)

cumbre del clima

La ambición climática expresada por numerosos países ha crecido en la cumbre de Madrid, y más estados y empresas se han sumado ya a la Alianza impulsada por la ONU y la Presidencia chilena para alcanzar las emisiones “cero” en 2050.

Pero, sin embargo, persisten las diferencias en las negociaciones de las delegaciones oficiales que participan en la cumbre sobre algunos de los aspectos más técnicos y complejos del Acuerdo de París para combatir la emergencia climática.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres,  recordó que las conferencias internacionales se deciden en el último momento y cree que esta cumbre puede lograr aún resultados relevantes.

RIBERA DEMANDA UN MAYOR COMPROMISO POLÍTICO EN LA COP25
La ministra en funciones para la Transición Ecológica de España, Teresa Ribera, subrayó ayer  en la cumbre del clima que “son, somos, los gobiernos, los que debemos activar los resortes que nos permitan combinar las medidas, que son insuficientes con arreglo a la ciencia”. Ribera urgió a los gobiernos a apostar por una mayor ambición, pues “hemos perdido demasiado tiempo y hemos de acelerar nuestra acción, si de verdad queremos ser responsables del interés público”. Ribera también  aclaró que las negociaciones que se suceden en la cumbre del clima tienen que dar respuesta a un interés público que “nos llama a gritos” y frente a la falta de expectativas sobre la capacidad de los gobiernos. La ministra hizo estas declaraciones tras participar  en el plenario de la COP25 un debate con la directora de Greenpeace internacional, Jennifer Morgan, y la activista sueca Greta Thunberg, que también pronunció un discurso. 

Escollos en la negociación

Las negociaciones continuaron ayer en el marco de la conferencia, con un ritmo muy lento y los mismos escollos que dificultan desde el primer día el diálogo, aunque los seis ministros designados por la Presidencia chilena de la COP25 para tratar de desatascar esos asuntos continuaron ayer con su labor “facilitadora”.

Fuentes conocedoras de la negociación explicaron ayer que las principales diferencias siguen siendo las referidas al complejo sistema que regula los mercados de carbono, para evitar la “doble contabilidad”.

Sobre la mesa está también un asunto que muchas partes consideran esencial en la transición del Protocolo de Kioto al Acuerdo de París: son los “excedentes” de carbono que algunos países conservan y que pretenden que se traspasen al nuevo compromiso internacional.

Referido también al mercado de carbono y sobre los proyectos que muchos países ponen en marcha en otros y les ayudan a reducir la contabilidad de sus emisiones, las partes discuten sobre la importancia de incluir salvaguardas sociales y ambientales en cada uno de esos planes.

Ante el plenario volvió a intervenir el secretario general de la ONU, quien explicó la importancia y la trascendencia de poner precio al carbono y de eliminar los subsidios a los combustibles fósiles y al carbón.

A medida que las empresas se alejan de los combustibles fósiles, crecen las señales del mercado para buscar soluciones más innovadoras, defendió Guterres quien reiteró que “la magnitud de la crisis climática está poniendo en peligro nuestro futuro”.

Incidió en que la crisis climática “está afectando ya a las personas, a las operaciones comerciales, a la economía y a los ecosistemas de todo el mundo”.

El secretario general de Naciones Unidas también presionó a los gobiernos y a las empresas de todo el mundo a trabajar juntos en un objetivo común: “conseguir un mundo más justo, más sostenible y más próspero”.

Comentarios