miércoles 21/10/20

Detenido un hombre como sospechoso del secuestro de una niña de cinco años en Gales

La Policía galesa detuvo ayer a un hombre de 46 años en relación al caso de April Jones, una niña de cinco años que fue supuestamente secuestrada el lunes mientras jugaba en la localidad de Machynlleth, en el centro de Gales.

April Jones desapareció el pasado lunes	efe
April Jones desapareció el pasado lunes efe

La Policía galesa detuvo ayer a un hombre de 46 años en relación al caso de April Jones, una niña de cinco años que fue supuestamente secuestrada el lunes mientras jugaba en la localidad de Machynlleth, en el centro de Gales.

April Jones montaba en bicicleta y jugaba con unos amigos cerca de su casa en el barrio de Bryn-y-Gog cuando fue vista por otros niños subirse a un vehículo, al parecer voluntariamente, en la tarde del lunes.

Según los testigos que jugaban con la víctima, el automóvil era una furgoneta gris, motivo por el que la Policía empezó a buscar al individuo detenido ayer, un habitante de la zona con un vehículo que encaja con el descrito.

líneas de investigación

“Esperamos que este hombre nos ayude a localizar a April, que sigue desaparecida. Mantenemos abiertas todas las líneas de investigación con la idea de que la niña sigue con vida y así lo haremos hasta que demos con ella”, dijo el detective Reg Bevan en una rueda de prensa.

La Policía galesa, que pidió la colaboración de la población de la zona para encontrar a la niña, halló al hombre andando por el lateral de una carretera a pocos kilómetros del municipio y, después de interrogarlo en comisaría, localizaron su vehículo cerca de la zona donde fue vista la niña por última vez. Las fuerzas de seguridad cerraron la carretera donde hallaron al sospechoso para rastrear la zona en busca de pistas mientras un equipo de guardacostas inició una búsqueda en un río cercano.

Además, la Policía está rastreando los movimientos de los agresores sexuales de la zona y sospecha que el secuestro de Jones puede estar ligado a otro caso similar que se produjo la semana pasada en la misma área de Gales. Aunque la identidad del detenido no fue revelada, todo apunta a que la familia de la víctima le conocía, lo que explicaría que la niña subiese voluntariamente al vehículo.

La pequeña vestía un abrigo morado con capucha, pantalones negros y un polo blanco en el momento de su desaparición. n

Comentarios