domingo 29.03.2020

Declarados culpables los acusados del crimen de la Guardia Urbana

El jurado considera que la pareja mató a su compañero de cuerpo porque era un obstáculo para su relación
La pareja, durante el juicio | QUIQUE GARCÍA
La pareja, durante el juicio | QUIQUE GARCÍA

Los dos acusados por el crimen de la Guardia Urbana, Rosa Peral y Albert López, agentes de la policía barcelonesa, fueron declarados culpables ayer por el Tribunal del Jurado de la Audiencia de Barcelona como de asesinar al novio de ella y también agente, Pedro R. El jurado de nuevo miembros consideró a Rosa Peral culpable de asesinato con alevosía (con 8 votos a favor) y a Albert López culpable de asesinato con alevosía (con 7 votos a favor) por la muerte de Pedro R., y se muestran contrarios por unanimidad a que se les suspenda la ejecución de la pena o se les indulte.

Los nueve miembros del jurado consideran probado por unanimidad que Rosa Peral y Albert López se conocieron patrullando juntos en la Unidad de Apoyo Diurno de la Urbana y que mantenían una relación sentimental al menos desde principios de 2013, mientras ella seguía casada con el padre de sus dos hijas, Rubén C. También por unanimidad, que el verano de 2016 Rosa Peral inició una relación con Pedro R., que simultaneó con las otras dos parejas, hasta que se separó de su marido ese diciembre, y la relación con la víctima “se intensificó fuertemente”, él se fue a vivir con ella y manifestaron a su círculo íntimo su intención de casarse y tener un hijo.

Según el relato considerado probado por unanimidad, Albert López desveló a la víctima que Rosa Peral había iniciado su relación mientras seguía con él, lo que motivó “una creciente desconfianza” y frecuentes discusiones entre la pareja, constantes dudas sentimentales y celos de Pedro R., y posteriormente un sentimiento de hostilidad profunda de Albert López hacia Pedro R.

Teléfono de prepago

Lo dos llegaron a la conclusión de que Pedro R. “obstaculizaba su relación” y en abril empezaron a trazar un plan para matarle, decidiendo finalmente ponerlo en marcha la noche del 1 al 2 de mayo. Peral llamó esa noche a Albert López para activar el plan: primero a través de un teléfono prepago adquirido en un estable.

El plan consistía en esperar a que Pedro R. estuviera dormido o descansando, sin que se produjera ninguna comunicación más entre ellos, y divulgar insinuaciones sobre el enfrentamiento entre Pedro R. y el exmarido de Peral, Rubén C. Así, el 2 de mayo, los dos acusados, lo mataron.

Mientras estaba dormido

Escogieron un momento en que Pedro R. estaba dormido o descansando y “el medio más idóneo para que él, persona de gran corpulencia y forma física, no pudiera ejercer defensa eficaz frente al ataque mortal del que fue objeto”.

Tras el crimen, aceptado por unanimidad, los dos acusados usaron el teléfono móvil de la víctima para fingir que seguía vivo, usándolo la noche del 2 de mayo en varias ocasiones, y lo desplazaron hasta la casa del exmarido de Rosa Peral para “fingir una motivación distinta en los hechos” y evitar que les relacionaran con la muerte.

También dan por probado por unanimidad que, la noche del 2 al 3 de mayo, trasladaron el cadáver en el maletero de un vehículo hasta una pista forestal cerca del pantano de Foix, en Castellet i la Gornal (Barcelona), y usando un combustible, prendieron fuego al coche con el cuerpo dentro del maletero. El cadáver quedó “enteramente carbonizado sin que quedarán restos de la causa de la muerte.

Los dos acusados, que llevan en prisión preventiva desde el 16 de mayo de 2017, se enfrentan a peticiones de condena de hasta 25 años por un delito de asesinato con alevosía. l

Comentarios