jueves 22/10/20

Un centenar de inmigrantes logran entrar en Melilla tras saltar la valla

El primer salto masivo de este año en la valla de Melilla se saldó ayer con 110 inmigrantes que lograron llegar al centro de acogida de la ciudad, tres guardias civiles heridos y restricciones en la frontera con Marruecos.

Inmigrantes subsaharianos camino del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) | Francisco G. Guerrero (Efe)
Inmigrantes subsaharianos camino del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) | Francisco G. Guerrero (Efe)

El primer salto masivo de este año en la valla de Melilla se saldó ayer con 110 inmigrantes que lograron llegar al centro de acogida de la ciudad, tres guardias civiles heridos y restricciones en la frontera con Marruecos.
Un grupo de unos trescientos subsaharianos intentaron hacia las siete de la mañana de ayer saltar la alambrada entre España y Marruecos en su zona sur, de los que 110 consiguieron entrar.

El salto fue calificado por la Delegación del Gobierno en Melilla como “violento”. Los inmigrantes lanzaron piedras contra las fuerzas de seguridad, y tres guardias civiles sufrieron heridas que no revisten gravedad: uno de ellos por un garfio de los utilizados por los subsaharianos para escalar la alambrada, otro al recibir una patada y un tercero en una caída.

También sufrieron daños varios vehículos de la Guardia Civil, según la Delegación, “como consecuencia del lanzamiento de piedras, patadas y golpes por parte de los subsaharianos”.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, durante una rueda de prensa en Madrid, se comprometió a seguir reforzando la valla fronteriza con más medios y con la colaboración de Marruecos, sin la que aseguró que se produciría un salto de la valla a diario.

Falta de protección
Por su parte, la Asociación Española de Guardias Civiles, en un comunicado, denunció “la falta de medios de autoprotección para los agentes”, cuyo número consideró “escaso” para vigilar la frontera y ante “la violencia en la embestida” en saltos como este.

Mientras, el PSOE reclamó un refuerzo para las fuerzas de seguridad en Melilla y recordó que, junto con Ceuta, la ciudad autónoma es la frontera terrestre de la Unión Europea en África.

El salto es el primero masivo de este año en Melilla, ya que en el anterior, en febrero, los inmigrantes no fueron todos rechazados y solo 18 de un grupo de cuarenta lograron entrar en la ciudad.

Los saltos a la valla en Melilla se han ido reduciendo desde 2016, comparados con las entradas masivas de los dos años anteriores.

La frontera entre España y Marruecos en la ciudad, de unos once kilómetros y medio, registró el año pasado cerca de 4.000 intentos de entrada irregular a través de la valla, de los que solo un 7% lo lograron, lejos de los 18.000 contabilizados en 2014, ya que ahora la mayoría de intentos se hacen por la vía marítima.

Comentarios