Jueves 13.12.2018

La Catedral de Santiago más dulce

El repostero gallego José Manuel de la Iglesia ha construido una réplica en azúcar del monumento, que mide 2,63 metros y pesa 380 kilos

Jose Manuel de la Iglesia posa junto a su Catedral | b. lorenzo (efe)
Jose Manuel de la Iglesia posa junto a su Catedral | b. lorenzo (efe)

Que la repostería es arte nadie lo duda, pero no en todas las ocasiones se alcanza el nivel de especialización y refinamiento de José Manuel de la Iglesia, que invita a peregrinar a su Catedral de Santiago de 2,63 metros de altura, 1,30 de ancho, un metro de fondo, y 380 kilogramos de azúcar. Este pastelero gallego es el artífice de la réplica más dulce del monumento, la cual se puede ver “desde hace dos semanas” en el escaparate de su negocio, en la localidad ourensana de O Carballiño.

Para su elaboración, ha invertido unos seis meses de trabajo, también en verano, dado que la humedad hace “mucho más complicado” que “las piezas se sequen”, justo al contrario de lo que ocurre con las obras de chocolate que no pueden soportar “el calor del verano”. 

Después de tres réplicas previas, realizadas con chocolate, al final ha recreado la Catedral de Santiago con el azúcar como producto principal y la ha rematado con un aerógrafo para darle una mayor vistosidad, un trabajo minucioso para cuyo transporte fue necesario movilizar a unas ocho personas, lo que da una idea de sus dimensiones. Prueba de su gran tamaño es que para romperla haría falta “un martillo”.

En su propia trayectoria, desde que se inició en el oficio con catorce años, colecciona ya cientos de réplicas de monumentos situados por toda la geografía gallega y española, además de en diferentes países. Entre las piezas que ha ido confeccionando a lo largo de los años, figuran numerosos elementos gallegos, en concreto, hasta cuatro catedrales de Santiago –con esta última–, el pazo de Carboeiro, el templo de la Veracruz, en O Carballiño, y el Pórtico de la Gloria, en la capital gallega.

Comentarios