lunes 3/8/20

El cambio de hora supone un ahorro del 0,4% del consumo eléctrico en Galicia

La Consellería de Economía, a través del Instituto Enerxético de Galicia (Inega), destacó ayer que el cambio de hora previsto para esta madrugada

En la madrugada de hoy a mañana habrá que adelantar el reloj una hora a las 2.00	EFE/Jens Buettner
En la madrugada de hoy a mañana habrá que adelantar el reloj una hora a las 2.00 EFE/Jens Buettner

La Consellería de Economía, a través del Instituto Enerxético de Galicia (Inega), destacó ayer que el cambio de hora previsto para esta madrugada –con el inicio del horario de verano, en la madrugada habrá que adelantar los relojes una hora (a las 2.00 serán las 3.00)– representa un ahorro potencial de energía en iluminación estimado en el 1 por ciento para el sector doméstico y del 3 por ciento para el sector servicios, alcanzándose una disminución en el consumo eléctrico total de Galicia próximo al 0,4 por ciento.

La Xunta incide en que el ahorro motivado por el cambio de hora repercutirá sobre todo en el ámbito familiar, ya que en el industrial, la estructura de producción se mantiene de forma constante, con independencia del horario.

Este cambio de hora permite un mayor aprovechamiento de las horas de luz, lo que supondrá emplear la luz solar para la realización de distintas actividades durante el día, rebajando de este modo los consumos energéticos.

Para alcanzar este potencial de ahorro es preciso llevar a cabo un uso racional y responsable de la energía a través de pautas sencillas, como prescindir de la luz artificial cuando no es estrictamente necesaria.

La Comisión Europea decidió armonizar la fecha de inicio del cambio del horario de verano, que en un principio cada país decidía entre marzo y abril, para evitar desajustes como, por ejemplo, el que afectaba a los horarios de los trenes que cruzaban Europa.

Generalización
El cambio se empezó a generalizar a partir de 1974, cuando se produjo la primera crisis del petróleo y algunos países decidieron adelantar sus relojes para aprovechar mejor la luz del sol y ahorrar así electricidad. Levantarse antes al día siguiente del cambio, mantener el horario de las cenas y comer legumbres, frutos secos, avena y productos ricos en vitamina C como, por ejemplo, naranjas o fresas, ayuda al organismo a adaptarse.

Así lo aseguró el director médico del Grupo NC Salud, Carlos Fernández, quien, además, subrayó la importancia de ingerir por la tarde frutos ricos en magnesio (plátanos, nueces o avellanas) porque actúan de relajantes musculares y preparan al cuerpo para dormir. “Con estas recomendaciones lograremos equilibrar la rutina organismo”, dice.

Comentarios