jueves 02.04.2020

Algunos defraudadores que lograron fármacos gratis tenían ingresos altos

Algunas de las personas que han utilizado de forma fraudulenta una tarjeta de pensionista para adquirir gratis las medicinas cuando en realidad estaban activos, tenían además ingresos altos y entrarán ahora en el grupo de quienes tienen que pagar un porcentaje mayor por los fármacos.

la ministra de sanidad, ana mato, y la secretaria general de sanidad, pilar farjas	efe
la ministra de sanidad, ana mato, y la secretaria general de sanidad, pilar farjas efe

Algunas de las personas que han utilizado de forma fraudulenta una tarjeta de pensionista para adquirir gratis las medicinas cuando en realidad estaban activos, tenían además ingresos altos y entrarán ahora en el grupo de quienes tienen que pagar un porcentaje mayor por los fármacos.

La puesta a punto del sistema para implantar el nuevo copago farmacéutico, que entrará en vigor el domingo, ha desvelado que 200.000 personas usaban tarjeta de pensionista para adquirir gratis las medicinas.

Entrarán ahora en
el porcentaje de usuarios que pagará un mayor porcentaje

Fuentes del Ministerio de Sanidad informaron de que es prácticamente imposible conocer la cuantía del dinero defraudado por estas personas, y que en cualquier caso correspondería a las comunidades el esclarecimiento de esos hechos.

Según los datos de Sanidad, unas 800.000 personas estaban utilizando de una forma irregular la tarjeta sanitaria, ya que figuraban como beneficiarios cuando en realidad podían ser titulares de su propia tarjeta sanitaria. Entre ellos, unas 200.000 personas no pagaban nada por los medicamentos porque figuraban como pensionistas aunque estaban activos.

Las mismas fuentes observaron que correspondería a las comunidades estudiar la posible sanción de las personas que han defraudado de esa manera, aunque apuntaron que ven muy improbable que se inicien investigaciones en este sentido. Las administraciones públicas podrían reclamar a los ciudadanos, incluso aunque el error hubiera sido cometido por la propia Administración.

En la actualidad, ni las comunidades ni el Ministerio de Sanidad disponen de datos precisos sobre los gastos irregulares en los que incurrieron las personas que disponían de tarjeta sanitaria de pensionista, y resulta prácticamente imposible conocer cuántas veces utilizaron aquellos “pensionistas” su tarjeta para adquirir gratuitamente los medicamentos.

Lo que sí ha puesto de relieve el cruce de datos es que algunos de esos falsos pensionistas tenían ingresos superiores a los 18.000 euros anuales, por lo que a partir del domingo estarán en el grupo que debe abonar el 50 por ciento de las medicinas. n

Comentarios