martes 1/12/20

“Si alguien os dice que para la audiencia del papa hay que pagar, os están estafando”

El papa Francisco advirtió ante cientos de fieles reunidos en el aula Pablo VI del Vaticano de la estafa que supone que se vendan billetes para asistir a las audiencias generales con el pontífice y llamó “delincuentes” a los que se lucran con esta actividad.

Francisco afirmó que visitarle es gratis	REUTERS/Alessandro Bianchi
Francisco afirmó que visitarle es gratis REUTERS/Alessandro Bianchi

El papa Francisco advirtió ante cientos de fieles reunidos en el aula Pablo VI del Vaticano de la estafa que supone que se vendan billetes para asistir a las audiencias generales con el pontífice y llamó “delincuentes” a los que se lucran con esta actividad.
“No se debe pagar, es algo gratuito. Es una visita gratuita que se hace al papa para hablar con el obispo de Roma. He sabido que hay astutos que hacen pagar el billete. Si alguien os dice que para la audiencia del papa hay que pagar te están estafando. Ten cuidado. Esto es gratuito”, alertó.
“Aquí se viene sin pagar porque esta es la casa de todos. Quien lo dice es un delito, este hombre o mujer es un delincuente”, agregó al respecto. Además, explicó que en el billete de entrada se precisa en seis idiomas que el billete es gratuito. Durante la catequesis, el pontífice también reflexionó sobre las “falsas esperanzas” que ofrecen algunos ídolos y que “en lugar de favorecer la vida conducen a la muerte”. “La Sagrada Escritura nos pone en alerta contra las falsas esperanzas que el mundo nos representa, desenmascarando su inutilidad y mostrando su insensatez”, manifestó.
Así, alertó ante la confianza que pone la gente “en la seguridad que puede dar el dinero, en las alianzas con los potentes, en la mundanidad, en las falsas ideologías”. Y quiso especificar que los católicos no están exentos de “este riesgo”. “Es necesario permanecer en el mundo, pero defenderse de las ilusiones del mundo”, recalcó.
Para el papa, “quien pone la esperanza en los ídolos se convierte en uno de ellos” y se transforma en “imágenes vacías con manos que no tocan, pies que no caminan, bocas que no pueden hablar”. “La esperanza en Dios nos hace entrar, en el radio de acción de su recuerdo”, afirmó.

Comentarios