jueves 24/9/20
ALEMANIA CONSUMO

Aldi y Lidl se enzarzan en una lucha de precios por los productos de marca

Las cadenas de supermercados de descuento Aldi y Lidl se han enzarzado en una lucha de precios en Alemania, por los productos de marca con el fin de ganar o mantener su cuota de mercado.

Combo de dos personas con un móvil delante de los logos de Aldi y Lidl en Colonia, Alemania. EFE/Archivo
Combo de dos personas con un móvil delante de los logos de Aldi y Lidl en Colonia, Alemania. EFE/Archivo

Las cadenas de supermercados de descuento Aldi y Lidl se han enzarzado en una lucha de precios en Alemania, por los productos de marca con el fin de ganar o mantener su cuota de mercado.

Algunos de estos productos como la bebida Red Bull, el suavizante Lenor, patatas fritas Funny Frisch o tampones de o.b. se pueden comprar ahora más baratos en estos supermercados de descuento que hace unas semanas.

Aldi y Lidl han iniciado una nueva guerra de precios, que según algunos expertos va a durar tiempo y que algunos medios de comunicación alemanes han vendido como buena para el consumidor, que al final es el que el se va a beneficiar.

"El beneficio para el consumidor puede ser sólo a corto plazo, los minoristas no tienen nada que regalar, quieren ganar dinero y tratan de fortalecer su posición de mercado y desplazar a otros", dijo a EFE Armin Valet del Departamento de Alimentación de la Central del Consumidor de Hamburgo.

Aldi, creado en Alemania tras la Segunda Guerra Mundial por los hermanos Albrecht y Theo, aplicó en Alemania la estrategia de ofrecer precios especialmente bajos con buena calidad mediante diferentes métodos, como renunciar a los productos de marca, ofreciendo sólo su marca blanca y simplificando el diseño de las tiendas.

En los años 60 el aumento progresivo de la competencia le llevó a desarrollar estrategias más agresivas para poder mantener los precios al nivel más bajo posible.

Aldi, quien dicta los precios en Alemania de productos básicos como la leche, la mantequilla, los huevos, el café o el papel higiénico y el resto de supermercados le sigue cuando los baja, comenzó hace dos años a ofrecer productos de marca, como Coca-Cola o Nivea.

"El conflicto entre Aldi y Lidl se recrudece porque Aldi ofrece cada vez más productos de marca. Hasta ahora era un dominio de Lidl pero ahora Aldi le hace la competencia", consideró el analista de mercado de Planet Retail Denise Klug.

El precio de la lata de 0,250 litros de Red Bull ha caído desde 1,49 euros que costaba en primavera, cuando Aldi la introdujo en sus estanterías, a los 95 céntimos que cuesta ahora.

"Aldi ha notado que tiene que acelerar en los productos de marca para defender su imagen de precios", opina el experto de la Sociedad para la Investigación de Consumo (GfK por sus siglas en alemán Wolfgang Adlwarth.

Durante mucho tiempo las cadenas de supermercados de descuento, como se conoce en Alemania a Aldi, Lidl, Penny, Netto y Norma apostaron por bajar los precios de sus marcas blancas pero ahora han visto que no es suficiente para mantener su imagen de precios muy bajos y su cuota de mercado.

Estas cinco cadenas de supermercados de descuento tienen una cuota de mercado del 42 %, según cifras de Valet.

El volumen de mercado de Aldi, Lidl, REWE -al que pertenece Penny- y Edeka -al que pertenece Netto- es del 85 %.

Esta guerra de precios entre Aldi y Lidl puede traer una concentración demasiado grande en el mercado de productos de marca, añade Valet.

En definitiva esta estrategia de precios tiene efectos devastadores en los agricultores, ganaderos y fabricantes, que se ven obligados a producir por menos costes para poder mantener a estas cadenas de supermercados como clientes.

Es el caso de los granjeros productores de leche, que para hacer frente durante años a las presiones de bajadas de precios de Aldi se han visto obligados a alimentar mal a sus vacas para que produzcan más leche y de forma más barata, lo que ha hecho que muchos animales enfermen.

Aldi, que en Alemania siempre ha ofrecido los precios más baratos, se expande actualmente en otros de países de Europa, América del Norte y Australia.

Pero en el caso de América del Norte y de Australia su estrategia es distinta, ahí ofrecen productos de calidad.

El diario económico alemán "Handelsblatt" señalaba recientemente en un artículo de opinión que Aldi y Lidl deben encontrar un nuevo modelo de negocio.

También en Alemania se producen cambios en el comportamiento del consumidor, que cada vez está dispuesto a pagar más por su alimentación y ya no tiene una fijación tan fuerte en el precio, compra productos de explotaciones ecológicas o regionales, algo que han aprovechado muy bien REWE y Edeka pero no tanto los supermercados de descuento.

Comentarios