sábado 28/11/20
EEUU MARIHUANA

Alaska, primer estado "republicano" de EE.UU. donde ya se puede fumar marihuana

 Alaska, el mayor estado de EE.UU. y uno de los menos poblados, se convirtió hoy en la primera región de mayoría tradicionalmente republicana donde se puede fumar marihuana de forma recreativa, al entrar en vigor una medida aprobada directamente por los votantes.

A partir de hoy, cualquier persona de 21 años o mayor puede poseer legalmente hasta una onza (28,3 gramos) de marihuana, fumarla en su casa o en espacios privados, compartirla con otras personas y cultivar un total de seis plantas, aunque sólo tres
A partir de hoy, cualquier persona de 21 años o mayor puede poseer legalmente hasta una onza (28,3 gramos) de marihuana, fumarla en su casa o en espacios privados, compartirla con otras personas y cultivar un total de seis plantas, aunque sólo tres

  Alaska, el mayor estado de EE.UU. y uno de los menos poblados, se convirtió hoy en la primera región de mayoría tradicionalmente republicana donde se puede fumar marihuana de forma recreativa, al entrar en vigor una medida aprobada directamente por los votantes.

A partir de hoy, cualquier persona de 21 años o mayor puede poseer legalmente hasta 28,3 gramos de marihuana, fumarla en su casa o en espacios privados, compartirla con otras personas y cultivar un total de seis plantas, aunque sólo tres de estas seis pueden tener flores, mientras las otras deben estar en sus etapas iniciales.

Sin embargo, fumar en espacios públicos sigue prohibido, y los legisladores estatales todavía trabajan en una regulación sobre la compra venta de cannabis que podría empezar a aplicarse a principios del año que viene.

El pasado 4 de noviembre, coincidiendo con las elecciones legislativas en el conjunto del país y a la vez que elegían a su nuevo gobernador, los electores de Alaska votaron en referéndum la legalización del cannabis recreativo, lo que lo convirtió en el primer estado de los denominados "rojos" en aprobar una medida similar.

Ese mismo día, los candidatos por Alaska del Partido Republicano se impusieron en las contiendas al Senado y a la Cámara de Representantes; afianzaron su poder con sendas mayorías holgadas en las cámaras legislativas estatales y sólo perdieron la gobernación tras una reñida batalla con el candidato independiente, en una votación tan ajustada que su escrutinio se alargó varios días.

Esta aparente contradicción entre un electorado mayoritariamente conservador y la aprobación de una medida a menudo considerada progresista como la legalización de la marihuana se explica, en parte, por la variada naturaleza de los republicanos en Alaska y gran parte del oeste de EEUU.

Cuando empezó su tramitación para poder votarse en las elecciones de noviembre, la propuesta de legalización del cannabis recreativo enseguida logró los apoyos de una parte del Partido Republicano, los llamados libertarios, defensores a ultranza de las libertades individuales y contrarios a cualquier intromisión del Gobierno.

Los libertarios, una facción con mucha fuerza entre los republicanos de Alaska, creen que prohibir el consumo de cannabis atenta incluso contra las libertades garantizadas por la Constitución de EEUU, y que la decisión de consumir o no consumir marihuana debe ser, únicamente, del ciudadano.

"La prohibición de la marihuana ha fracasado y, al fin, ha llegado la hora de enfocar este asunto desde una óptica racional que vaya en línea con los ideales de libertad personal que nos unen a todos como ciudadanos de Alaska", se felicitaron en un comunicado los promotores de la campaña "Regulad la marihuana como el alcohol en Alaska".

Con Alaska son ya tres los estados de EEUU en los que se puede consumir marihuana de forma recreativa, los otros dos son Washington y Colorado, y a la espera de que la legalización entre en vigor en Oregón, donde los votantes también la aprobaron en noviembre.

Menos clara es la situación en la capital federal, Washington, donde aunque los electores también aprobaron una medida similar por amplia mayoría, la legalización del cannabis cuenta con el rechazo del Congreso, que en última instancia tiene la potestad para legislar sobre el Distrito de Columbia, donde se halla la ciudad.

En el país, el consumo recreativo de marihuana está prohibido, pero desde que empezó la ola de legalizaciones en 2012 en los estados de Washington y Colorado, el Gobierno del presidente Barack Obama se ha comprometido a no perseguir la violación de la ley federal en aquellos estados que hayan declarado legal el cannabis.

Comentarios