domingo 17/1/21

El acusado de asesinar al niño de la maleta lo niega todo y culpa a la madre

La Sección Tercer de la Audiencia Provincial acogió ayer la primera sesión del juicio contra David F. y Fadila C., la pareja y la madre del niño, de casi dos años, que fue hallado muerto en el interior de una maleta en un apeadero de tren de Oviedo, en la zona La Argañosa-Vallobín en noviembre de 2014.

Los miembros de la Policía científica buscas restos en las vías del tren	aec
Los miembros de la Policía científica buscas restos en las vías del tren aec

La Sección Tercer de la Audiencia Provincial acogió ayer la primera sesión del juicio contra David F. y Fadila C., la pareja y la madre del niño, de casi dos años, que fue hallado muerto en el interior de una maleta en un apeadero de tren de Oviedo, en la zona La Argañosa-Vallobín en noviembre de 2014. En este primera sesión prestaron declaración los dos acusados, que únicamente respondieron las preguntas de sus abogados. 
David F., natural de Cambre, y padrastro del niño del bebé, acusó a la madre del menor de asesinar a su hijo. “Fadila, muy nerviosa e histérica, me dijo: Se me fue la mano y maté al niño”. 
Durante toda la declaración, David F. intentó demostrar que estaba completamente enamorado de Fadila C. y que siempre hacía lo que ella le pedía. También intentó dejar claro que, a pesar del consumo de droga a diario, se preocupaba por el niño asesinado.
La mujer escuchó el relato al lado de su expareja sin moverse. Solo cuando se terminó la declaración y la juez decretó el fin de la sesión se abalanzó sobre él gritando “asesino”, “asesino”. Los agentes de Policía impidieron la agresión y la tuvieron que desalojar de la Sala cogida por las piernas y los brazos. La vista oral proseguirá hoy.
La madre el menor fue la primera en declarar. Fadila C., que rompió a llorar al poco de iniciar su declaración y no cesó de hacerlo durante el interrogatorio, se mostró como una víctima de su pareja, al que “tenía mucho miedo”. “Era mi hijo, no era el de él, era mi hijo y no me sobraba, era mío, era mi hijo y no suyo”, indicó entre llantos. Además, aseguró que “si ella pudiera, hubiera hecho algo para que el niño estuviera bien”. “Yo no tenía nada, ni dinero ni nada”, dijo negando que tuviera algo que ver con la muerte de su hijo y asegurando que el día de los hechos el niño estaba dormido cuando ella se fue de casa.

“PELEA POR DROGAS”
La acusada explicó que el día que el niño desapareció, en la madrugada del 25 al 26 de octubre de 2014, David llegó a casa sobre las 11.30 horas y le pidió dinero “para droga”, y ante su negativa la empujó contra la pared y le pidió una solución, le llevó a una habitación y comenzó a pegarla, hasta que pensaba que le iba “a matar” así que pidió “socorro”. Después, indicó que vino la policía y entonces la amenazó con que, si decía algo a la policía, “le reventaba la cabeza al niño y a ella le clavaba las tijeras”. 
Por eso, apuntó, le dijo a los agentes que todo estaba bien y no len mostró sus lesiones porque “tenía mucho miedo”. Entonces, cogió las llaves y se fue a la calle donde permaneció unos 45 minutos dejando al pequeño dormido. Después regresó a casa y no encontró “nadie allí”. Dijo que no encontró ningún rastro de sangre en la casa. “Pensé que David había salido y se llevó al niño con él para no dejarle solo”, añadió Fadila, que indicó que nunca volvió a ver al pequeño. 
“El niño estaba dormido en la habitación, yo no pensé que iba entrar y hacerle nada. Me fui para que se tranquilizara el y para tranquilizarme yo”, insistidó Fadilia ante el juez. n

Comentarios