viernes 23/10/20

El 30 por ciento de los padres de Galicia reconoce que se le “daban mal” las matemáticas

El 30 por ciento de los padres de Galicia reconoce que durante su etapa como estudiante “se le daban mal” las matemáticas y la ayuda que le puede ofrecer a sus hijos es mínima.

Según este estudio los alumnos que escogen carreras relacionadas con esta ciencia ganan más dinero	aec
Según este estudio los alumnos que escogen carreras relacionadas con esta ciencia ganan más dinero aec

El 30 por ciento de los padres de Galicia reconoce que durante su etapa como estudiante “se le daban mal” las matemáticas y la ayuda que le puede ofrecer a sus hijos es mínima.
Así lo recoge el I Barómetro El Aprendizaje de las Matemáticas en España de Smartick, para el que se han realizado más de 12.000 encuestas a padres e hijos entre 6 y 14 años por toda la geografía nacional.
El barómetro concluye que el 75 por ciento de los progenitores gallegos opina que la preparación y el nivel de los profesionales que enseñan matemáticas a sus hijos es el “adecuado” y el 66 por ciento que los métodos de enseñanza han avanzado en los últimos 50 años.
Además, recoge que el 51% de los padres gallegos considera que las matemáticas son una asignatura importante para el futuro de sus hijos, aunque este dato está 10 puntos por debajo de la media nacional.
Según este estudio, los gallegos son los españoles que menos ponen en valor los datos publicados por la EPA, que confirman que los profesionales con formación en matemáticas y estadística registraron en 2015 la menor tasa de paro en España (8,2%).
También indica este barómetro que la mitad de las familias con hijos en edad escolar de la Comunidad gallega desconoce qué son las pruebas PISA. Por su parte, las que tienen alguna idea o las conocen sitúan a España en los últimos puestos del informe.
A nivel estatal este trabajo concluye que el rechazo a las matemáticas tan frecuente entre el alumnado es culpa precisamente de sus progenitores, que arrastran ese sentimiento hacia la materia y no pueden ayudar a sus hijos con los deberes.
En concreto, señala que uno de cada tres padres reconoce que en su etapa como estudiante tuvo una mala relación con esta asignatura y dice que la ayuda que puede ofrecer a sus hijos es mínima, ya que conserva el sentimiento de rechazo a la materia.
Según revela el estudio, seis de cada diez padres ayudan a sus hijos a hacer estas tareas pero “en muchos casos no sirve para nada” porque la mitad de los padres españoles consideran las matemáticas difíciles. Así, se acaban limitando a vigilar que los niños terminan los ejercicios o, en algunos casos, optan por contratar a un profesor particular.
Pese a esto, hay otra mitad de los padres que sí se han sentido atraídos por las matemáticas y que, en muchos casos, consideran que son un “potente motor de movilidad social”.
Estos progenitores han alcanzado un mayor nivel de estudios, gozan de clase social más alta, ostentan puestos directivos y disfrutan de ocupaciones laborales donde esta materia tiene un peso destacado a diario.

Comentarios