lunes 18.11.2019

Los 177 inmigrantes a bordo del barco de la Guardia Costera italiana esperan en Catania a desembarcar

Los 177 inmigrantes que cumplían ayer seis días a bordo de un barco militar de la Guardia Costera italiana, esperaban ayer en el puerto de Catania (isla de Sicilia), donde el buque atracó el lunes, a que el Gobierno italiano les permita desembarcar.

Miembros de la policía italiana patrullando ayer en Catania esperando permiso para el desembarco de los inmigrantes | efe
Miembros de la policía italiana patrullando ayer en Catania esperando permiso para el desembarco de los inmigrantes | efe

Los 177 inmigrantes que cumplían ayer seis días a bordo de un barco militar de la Guardia Costera italiana, esperaban ayer en el puerto de Catania (isla de Sicilia), donde el buque atracó el lunes, a que el Gobierno italiano les permita desembarcar.
Estas personas fueron asistidas el jueves pasado cuando el barco “Diciotti” de los guardacostas italianos se hizo cargo de ellas, después de ser socorridas por otros dos buques de la Capitanía de Puerto en aguas de Malta, según el Ministerio del Interior de Italia. Permanecieron cinco días en el mar a la espera de que el Ejecutivo italiano les indicara algún puerto, hasta que el lunes el ministro de Infraestructuras y Transportes, Danilo Toninelli, informó de que el barco podía atracar en el puerto de Catania.
Entonces, la embarcación militar puso rumbo a esta localidad de la sureña Sicilia, adonde llegó a medianoche del lunes, y desde entonces permanece en puerto, con los inmigrantes a bordo.
Y es que fuentes del Ministerio del Interior, que lidera el ultraderechista Matteo Salvini, anunciaron el lunes que no se iba a consentir el desembarco de estas personas hasta que los países de la Unión Europea (UE) no llegaran a una solución para reubicarlas. El Gobierno italiano quiere así que los socios comunitarios sigan el mismo modelo aplicado en casos recientes, como en el del “Aquarius” que pudo llegar a Malta con 141 personas una vez que seis países, entre ellos Italia, acordaron repartirse a los migrantes.
Salvini criticó ayer en un comunicado que los Estados de la UE no asuman sus compromisos de reubicación en los casos de inmigrantes que llegan a las costas de Italia. El líder de la Liga, que también es vicepresidente del Gobierno, indicó que en julio seis países se comprometieron a recibir a 450 inmigrantes que desembarcaron en el puerto de Pozzallo, en Sicilia, y únicamente Francia cumplió su palabra.
“Solo Francia realizó un esfuerzo acogiendo 47 de los 50 prometidos (tres están hospitalizados a la espera del traslado)”, subrayó. En cambio, prosiguió, “Alemania iba a recibir a 50 y admitió a cero”, igual que Portugal, España y Malta, mientras que Irlanda prometió hacerse cargo de 20 y no asiló a ninguno. “Todos tratan de ganar tiempo imponiendo a Italia que pague los gastos de los traslados, 500 euros por persona”, aseguró.
Salvini pidió a las instituciones europeas que abran una investigación contra Malta por no responsabilizarse de estos 177 inmigrantes y dejarlos “en el mar en condiciones de dificultad”, lo que viola las reglas de derecho internacional.
El ministro del Interior intentó en este tiempo que Malta acogiera a estas personas, pero se encontró con la negativa de su homólogo maltés, Michael Farrugia, quien dijo que La Valeta no tenía la obligación de hacerlo.
Además, Farrugia acusó a Italia de haber interceptado a los inmigrantes irregulares en aguas maltesas, “pero solo para impedirles entrar en aguas italianas”, ya que la embarcación no estaba pidiendo ser rescatada. La decisión de Salvini de retener a estas personas en el barco fue duramente criticada por diversas organizaciones y asociaciones.
La portavoz de Acnur en Italia, Carlotta Sami, lamentó que estas personas no puedan bajar a tierra y destacó que “necesitan urgentemente recibir asistencia y el derecho a pedir asilo”. También Médicos Sin Fronteras señaló que está “a la espera de poder prestar las primeras ayudas psicológicas a estos inmigrantes. l

Comentarios