jueves 24/9/20

Unos 1.600 inmigrantes tratan de entrar en Melilla en seis asaltos en 72 horas

La presión migratoria que vive Melilla desde hace meses se acrecentó en las últimas 72 horas, en las que se produjeron hasta seis intentos masivos de entrada a través del vallado, en los que participaron unos 1.600 subsaharianos.

La Policía marroquí hostiga a seis inmigrantes que se encontraban encaramados a la valla de Melilla 	efe
La Policía marroquí hostiga a seis inmigrantes que se encontraban encaramados a la valla de Melilla efe

La presión migratoria que vive Melilla desde hace meses se acrecentó en las últimas 72 horas, en las que se produjeron hasta seis intentos masivos de entrada a través del vallado, en los que participaron unos 1.600 subsaharianos.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, destacó la “situación difícil” de Melilla y del Estrecho por estos intentos de entrada y abogó por una política “contundente” contra la inmigración ilegal, que confía que lidere Italia, otro de los países afectados por la llegada de inmigrantes y que ocupa la presidencia de turno de la UE.
La última de las tentativas de acceso a Melilla por parte de subsaharianos se produjo a partir de las 7.30 horas y en ella participaron alrededor de 250 personas, de las cuales solamente una consiguió acceder a la ciudad autónoma.
Unos 15, según cifras de la Delegación del Gobierno, se quedaron encaramados a la valla -algunos durante casi dos horas-, aunque, como ocurrió el miércoles, finalmente fueron entregados a Marruecos, algo que Amnistía Internacional califica como “expulsiones ilegales”.
Previamente, agentes de la Guardia Civil, subidos a escaleras, habían negociado con los inmigrantes para que se bajaran, algo que finalmente hicieron, obligados por la presencia de dos agentes marroquíes que, subidos a la valla desde su territorio, amenazaron y golpearon a alguno de los subsaharianos.
Por otra parte, unos 800 inmigrantes subsaharianos, de los algo más de 1.200 que han sido rescatados desde el lunes hasta el miércoles de aguas del Estrecho, permanecen aún en los dos polideportivos habilitados en Tarifa, atendidos por la Cruz Roja y en espera de su identificación.
Una vez que la identificación se efectúe y la autoridad judicial lo decida, estos inmigrantes saldrán hacia alguno de los ocho centros de internamiento (CIE) que existen en España, lo que se espera que suceda en los próximos días.
La salida de inmigrantes de estos dos pabellones es progresiva, y ya se han marchado todas las mujeres que había con niños, según confirmó a Efe el responsable del operativo de Cruz Roja, Javier Gil.
Cruz Roja entregó nuevamente ropa y comida a los inmigrantes que continúan a la espera de las identificaciones, de modo que ha cubierto sus necesidades más básicas sin necesitar para ello ayuda extraordinaria.
No obstante, numerosos vecinos se acercaron hasta las inmediaciones de los polideportivos para ofrecer su solidaridad en forma de alimentos.
Fuentes de Cruz Roja en Cádiz indicaron que tras la llegada de las primeras embarcaciones, y para hacer frente a la situación excepcional, desplazaron hasta Tarifa personal de la organización de provincias limítrofes como Huelva o Sevilla, hasta los 90 efectivos, pero que una vez estabilizada la situación volvieron a sus centros de origen.

familia de acogida
La Policía Autonómica, siguiendo las indicaciones de la Delegación de Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía, entregó a una familia de acogida el bebé de unos meses que viajaba sin sus padres en una de las balsas hinchables rescatadas en el Estrecho.
Fuentes de la Junta indicaron que, con el relato del resto de los ocupantes de la embarcación en la que llegó la pequeña, están “llevando a cabo labores para localizar a sus padres” y proceder a la “reagrupación familiar”, aunque se trata de un “proceso complicado”.

Comentarios