La UE y el Reino Unido aceleran las negociaciones del Brexit para evitar el caos en marzo

El ministro británico para el Brexit, Dominic Raab, y el negociador jefe de la Unión Europea, Michel Barnier | aec

La Unión Europea (UE) y el Reino Unido acelerron ayer las negociaciones para lograr un acuerdo sobre el Brexit después de que ambas partes hayan decidido trabajar “de continuo” con la intención de evitar que ese país

La Unión Europea (UE) y el Reino Unido acelerron ayer las negociaciones para lograr un acuerdo sobre el Brexit después de que ambas partes hayan decidido trabajar “de continuo” con la intención de evitar que ese país abandone de forma “caótica” el club comunitario el 29 de marzo de 2019, fecha prevista de su salida.
Los equipos europeo y británico concluyeron ayer en Bruselas una nueva ronda de contactos técnicos que, desde el martes, se están celebrando para abordar cómo será la futura relación y también los temas pendientes del acuerdo de retirada.
De los resultados de este encuentro técnico no informó ayer la Comisión Europea, como ya habían avanzado previamente fuentes comunitarias, aunque sí los evaluarán los jefes negociadores europeo, Michel Barnier, y británico, el ministro para el Brexit Dominic Raab.
En una rueda de prensa tras reunirse el martes, Barnier y Raab anunciaron que la negociación entre las dos partes se va a llevar a cabo de forma “continuada” de aquí a octubre, el mes en que quieren cerrar el acuerdo de salida. Además, aseguraron que se entrevistarán regularmente para hacer un balance de los progresos y dar “impulso político” al proceso. La próxima vez, será la semana que viene en la capital belga.
La meta es octubre, con idea de que el acuerdo resultante de la negociación pueda ser ratificado por la Eurocámara y los Parlamentos nacionales, aunque Barnier reconoció que puede ocurrir también “a principios de noviembre”, pero “no mucho más tarde”.
En las últimas semanas crecieron las críticas a la UE por una supuesta falta de flexibilidad que impediría lograr un pacto en el tiempo previsto. Unas acusaciones que Barnier rechazó: “La UE no se va a dejar impresionar” por el “juego de echarle las culpas”.
La agenda de las reuniones se centra fundamentalmente en tres aspectos: la frontera entre Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte, el acuerdo de retirada y la declaración política de la futura relación. Tanto Barnier como Raab abogan llegados a este punto por soluciones “pragmáticas”. Por solventar quedan todavía las diferencias que suscitan las propuestas británicas formuladas en su “libro blanco”, que a juicio de Barnier “chocan” con las directrices de negociación de los europeos. l