viernes 4/12/20

La UE deja a Gibraltar fuera de la posición de negociación del Brexit

El pleno del Parlamento Europeo (PE) aprobó ayer su posicionamiento sobre las negociaciones del Brexit sin incluir a Gibraltar, en la línea que defiende el Gobierno de España y apoyan los grandes grupos de la Eurocámara.

Dos turistas posan para una foto en uno de los miradores con vistas al Peñón | john nazca (efe)
Dos turistas posan para una foto en uno de los miradores con vistas al Peñón | john nazca (efe)

El pleno del Parlamento Europeo (PE) aprobó ayer su posicionamiento sobre las negociaciones del Brexit sin incluir a Gibraltar, en la línea que defiende el Gobierno de España y apoyan los grandes grupos de la Eurocámara.
No salieron adelante ninguna de las tres enmiendas que pedían nombrar a Gibraltar interpuestas por eurodiputados británicos, una laborista, un conservador y un euroescéptico.
A una de ellas, la de Claire Moody, laborista, se habían sumado entre otros eurodiputados de ECR, PdeCat y PNV, que querían que el texto del PE antes de negociaciones recordara que “tanto en Irlanda del Norte como en Escocia y Gibraltar ganó la opción de la permanencia en el Reino Unido”.
Aunque no aparece en la resolución, Gibraltar centró buena parte del debate dedicado al posicionamiento sobre el Brexit que se desarrolló en la Eurocámara.
El líder del UKIP, Nigel Farage, dijo ayer que “Gibraltar va a romper el acuerdo” entre la Unión Europea y Reino Unido, por el veto que España utilizará si se incluye el peñón en el acuerdo en vez de tratarse de forma bilateral entre Londres y Madrid.
Farage afirmó que es “una hipocresía” que los Veintisiete digan que irán a una en las negociaciones y no se admitirán acuerdos bilaterales de los Estados miembros con Londres “pero se incluya una cláusula que dice que España tiene derecho de veto si no están de acuerdo con la solución para Gibraltar”.

“No están solos”
El líder del PPE, Manfred Weber, replicó que “los españoles no estarán solos con respecto a Gibraltar frente a Londres. Los intereses de los españoles son los de todos los europeos”.
Por su parte, el portavoz del PSOE en la Eurocámara, Ramón Jáuregui, señaló que debe buscarse “un acuerdo que sea fruto de una voluntad de convivencia con Gibraltar. No es guerra de soberanías. Pero no se puede admitir que haya una colonia en Europa en el siglo XXI”.
En la resolución de la Eurocámara sobre el Brexit aprobada por 516 votos a favor, 133 en contra y 50 abstenciones, se reclama que el Reino Unido pague los costes del “divorcio” y un trato fronterizo especial para Irlanda del Norte.
El acuerdo del Brexit deberá entre otras prioridades, según la Eurocámara, aclarar el estatuto legal de los británicos que viven en la Unión Europea y viceversa, así como provisiones sobre sus derechos fundamentales tras la salida de Reino Unido.
Igualmente, los eurodiputados reclamaron aclarar las nuevas fronteras exteriores de la UE, para cuyo diseño algunos grupos políticos quieren un trato especial para Irlanda del Norte, de forma que no se torpedee el proceso de paz con más inestabilidad. 


Líneas rojas
El pleno aprobó también las que serán sus condiciones para aprobar o rechazar el acuerdo que negocie Reino Unido para abandonar la Unión Europea, y que incluye los derechos de los ciudadanos europeos y la factura que deberá pagar Londres como claves para un divorcio que en ningún caso será “a la carta” ni permitirá pactos comerciales en paralelo.
Las “líneas rojas” de la Eurocámara fueron respaldadas por una amplia mayoría. Los eurodiputados apelaron por una negociación “abierta” y con “espíritu colaborador”, por lo que confían en que no haya lugar a “presión o chantaje” durante el proceso, ni se creen “obstáculos injustificados”.
También rechazan todo intento de “utilizar” los asuntos de seguridad y defensa como “moneda de cambio” para avanzar en otras materias como la comercial, al tiempo que se suman a la posición de los Veintisiete en cuanto a que no hay margen para negociar el futuro marco de las relaciones en paralelo, pero sí para iniciar la reflexión sobre su forma en una “segunda fase”.
El jefe negociador de la UE para el Brexit, el excomisario de Mercado Interior Michel Barnier, que recibió el respaldo de la Eurocámara, resumió en tres esas exigencias: “Unidad”, resolver la “incertidumbre e inseguridad” del estatus de los europeos en Reino Unido y una salida “ordenada”. l

Comentarios