lunes 30/11/20

La UE busca sin May soluciones para que el Brexit salga adelante en Londres

La mandataria admite que no espera que le concedan de forma inmediata las garantías que necesita

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, saluda a la primera ministra británica, Theresa May, en Bruselas | Olivier Hoslet (efe)
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, saluda a la primera ministra británica, Theresa May, en Bruselas | Olivier Hoslet (efe)

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) estudian ya sin la primera ministra británica, Theresa May, qué soluciones o garantías pueden dar a la mandataria para facilitar la ratificación del acuerdo del Brexit en el Parlamento del Reino Unido.


May abandonó la cumbre de líderes ayer sin hacer declaraciones.
Los líderes de la UE escucharon primero a la primera ministra británica y ahora, ya sin ella, analizarán qué aclaraciones o garantías pueden proporcionarle sobre el plan de salvaguardia para evitar una frontera física en la isla de Irlanda. 


En cualquier caso, los países que seguirán en el club comunitario tras la marcha del Reino Unido tienen claro que el acuerdo de retirada aprobado el 25 de noviembre no se puede renegociar.
A su llegada a la cumbre, May reconoció que no espera que los Veintisiete le concedan de forma inmediata las garantías que necesita para que el pacto sobre el Brexit sea ratificado por la Cámara de los Comunes, pero confió en que puedan trabajar sobre ellas “tan pronto como sea posible”.


La primera ministra británica decidió el lunes aplazar la votación del acuerdo de salida en la Cámara de los Comunes, que estaba prevista para el día siguiente, con el fin de utilizar la cumbre de ayer y hoy para intentar obtener más garantías de los Veintisiete con respecto a la salvaguarda para Irlanda del Norte. El objetivo es evitar un eventual rechazo al texto, ya que algunos de los diputados conservadores y muchos parlamentarios de la oposición habían indicado que votarían en contra, sobre todo por la salvaguarda para evitar una frontera física en Irlanda. 


Por otro lado, May confirmó ayer que no será la candidata del Partido Conservador británico en las siguientes elecciones, programadas para junio de 2022. “Estaría encantada de poder liderar al Partido Conservador en las próximas elecciones generales, pero pienso que el partido cree que sería mejor concurrir a esos comicios con un nuevo líder”, afirmó.


Mientras, las facciones enfrentadas del Partido Conservador británico mantenían ayer su pugna interna a pesar de que el miércoles una mayoría de parlamentarios respaldó el liderazgo de May al frente de la formación y del Gobierno.


May superó la noche del miércoles por 200 votos frente a 117 una moción de confianza de su grupo parlamentario, lo que significa que no puede ser desafiada por sus colegas en un año, pero, con más de un tercio en contra, queda debilitada para lograr que se apruebe en el Parlamento su acuerdo final de Brexit.


El cabecilla de los tories disidentes, Jacob Rees-Mogg, insistió ayer en que “debe dimitir” y dejar de “frustrar” la salida del bloque europeo con un pacto que, en su forma actual, “no tiene opciones” de ser aprobado en la Cámara de los Comunes.

Comentarios