viernes 15/1/21

Trump rectifica y decide no investigar a Clinton cuando llegue a la Casa Blanca

El presidente electo estadounidense, Donald Trump, no seguirá adelante con la investigación contra su rival en las elecciones, la demócrata Hillary Clinton, por el uso de su correo electrónico privado .

El presidente electo de EEUU, Donald Trump	REUTERS/Mike Segar
El presidente electo de EEUU, Donald Trump REUTERS/Mike Segar

El presidente electo estadounidense, Donald Trump, no seguirá adelante con la investigación contra su rival en las elecciones, la demócrata Hillary Clinton, por el uso de su correo electrónico privado cuando era secretaria de Estado ni por las prácticas de la Fundación Clinton, reveló ayer un asesor del mandatario.
Según esta fuente, Trump tomó esta decisión pese a que durante la campaña prometió que investigaría a la antigua primera dama si llegaba a la Casa Blanca y la llevaría a la cárcel. Su jefa de campaña y principal asesora, Kellyanne Conway, ha venido a confirmar este extremo.
“Creo que cuando el presidente electo dice antes de asumir el cargo que no desea seguir adelante con estos cargos, envía un mensaje muy fuerte, por su tono y contenido, a los miembros” del Congreso, valoró.
En su opinión, “Hillary Clinton todavía tiene que enfrentarse al hecho de que la mayoría de los estadounidenses no la consideran honesta o de fiar, pero si Donald Trump puede ayudarla, quizá sea algo bueno”.
En todo caso, el presidente estadounidense no es quien decide o no iniciar una investigación penal, aunque el anuncio por parte del entorno de Trump supone una marcha atrás a una de sus promesas, muy repetida durante la campaña y a la que sus seguidores respondieron con “enciérrala”. En su primera entrevista tras la victoria, Trump ya dejó entrever un cambio de postura. Los Clinton, dijo , “son buena gente, no quiero perjudicarles”.
Por otro lado, Trump aseguró que tendrá la “mente abierta” en torno a la posible salida del país del acuerdo internacional para combatir el cambio climático, a pesar de que durante la campaña electoral dio por segura la ruptura. El Acuerdo de París contra el calentamiento global entró en vigor el pasado día 4, apenas cuatro días antes de que el magnate neoyorquino venciese las elecciones. Trump había prometido sacar a Estados Unidos de dicho acuerdo, avalado por Naciones Unidas. Sin embargo, el presidente electo de Estados Unidos aseguró que emitirá una “notificación” para “intentar retirarse del acuerdo de libre comercio Asia-Pacífico (TPP)”, tal y como ha venido mostrando durante su campaña electoral.
Por su parte, al menos seis de cada diez estadounidenses considera que la intención de Trump de dejar que sus hijos estén al frente del negocio familiar mientras él ejerce su papel como jefe de Estado no es suficiente para impedir que se dé un conflicto de intereses, según una encuesta.
El sondeo muestra que el 59 por ciento de la población cree que el plan de Trump, cuyos negocios están relacionados con unas 500 empresas, no es suficiente. Esto incluye unos 150 negocios que han realizado transacciones comerciales con empresas de al menos 25 países, entre los que se encuentran Turquía, Catar y Arabia Saudí.
Por otro lado, las autoridades del Reino Unido aseguraron ayer que “no hay vacante” en la Embajada británica en Estados Unidos después de que Trump sugiriese que el líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, sería un buen embajador en la legación diplomática de Washington.
Trump, que se reunió tras ganar las elecciones con Farage, indicó a través de su cuenta de Twitter que “muchas personas” desearían que el líder del UKIP se convirtiera en el embajador británico en Washington, un puesto actualmente ocupado por Kim Darroch. “A muchos les gustaría ver a Nigel Farage representando al Reino Unido como embajador en Estados Unidos. ¡Haría un buen trabajo!”, señaló el presidente electo.

Comentarios