viernes 27/11/20

Trump y Peña Nieto acuerdan no hablar en público del muro fronterizo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el mandatario de México, Enrique Peña Nieto, mantuvieron ayer una conversación telefónica que se prolongó durante más de una hora y que el inquilino de la Casa Blanca describió como “amistosa”, y en la que, además, ambos mandatarios acordaron no volver a hablar públicamente de la polémica del muro fronterizo.

Theresa May y Donald Trump, durante su reunión en la Casa Blanca	REUTERS/Kevin Lamarque
Theresa May y Donald Trump, durante su reunión en la Casa Blanca REUTERS/Kevin Lamarque

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el mandatario de México, Enrique Peña Nieto, mantuvieron ayer una conversación telefónica que se prolongó durante más de una hora y que el inquilino de la Casa Blanca describió como “amistosa”, y en la que, además, ambos mandatarios acordaron no volver a hablar públicamente de la polémica del muro fronterizo.
Los dos líderes conversaron un día después del cruce de declaraciones que derivó en la cancelación de la reunión bilateral que Trump y Peña Nieto iban a celebrar el  martes en Washington. El presidente mexicano reiteró ayer a Trump dicha cancelación. Según explicó el inquilino de la Casa Blanca, fue una conversación “amistosa” y “fructífera”, si bien no habría servido para mover un ápice la postura de ninguna de las partes. 
Trump dijo “respetar” a México, pero dejó claro que no está dispuesto a ceder. El Gobierno mexicano, por su parte, también consideró “constructiva y productiva” la conversación, un primer paso del diálogo “para fortalecer esta importante relación estratégica y económica de manera constructiva”. 
El presidente estadounidense volvió a apelar públicamente al supuesto déficit comercial de 60.000 millones de dólares y al narcotráfico en la frontera como argumentos para defender la construcción del muro.
El objetivo de Trump pasa por establecer una relación “más justa” con su vecino del sur, lo que incluye “renegociar” todos los acuerdos comerciales y otros aspectos de la relación bilateral. Frente a las críticas, defendió que quiere un nuevo escenario “beneficioso” para ambas partes.
La nota divulgada por la oficina de Peña Nieto, en la que no se alude al futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, también recoge la voluntad del Gobierno de México de “trabajar” con Estados Unidos “para lograr acuerdos en favor de ambas naciones”.
Ambos gobiernos difundieron un comunicado conjunto en el que detallan que la llamada –acordada mutuamente– sirvió para hablar “del actual déficit comercial que Estados Unidos tiene con México” y “de la necesidad de que los dos países trabajen juntos para frenar a los cárteles de la droga, el tráfico y la venta ilegal de armas”.
Trump firmó esta semana una orden ejecutiva para dar luz verde a la construcción de un muro en la frontera compartida entre Estados Unidos y México, de más de 3.000 kilómetros de largo. El presidente estadounidense quiere que México pague el “cien por cien” de esta polémica obra, cuyo proyecto aún está por cerrar. “Con respecto al pago del muro fronterizo, ambos presidentes reconocieron sus claras y muy públicas diferencias de posición en este tema tan sensible y acordaron resolver estas diferencias como parte de una discusión integral de todos los aspectos de la relación bilateral”, informó la Jefatura de Estado de México. 
Ambos líderes acordaron “no hablar públicamente de este controvertido tema”.
Por su parte, el empresario mexicano Carlos Slim cree que México no debe “entregarse” en sus negociaciones con Estados Unidos sobre la construcción del muro fronterizo y los acuerdos de libre comercio, y para garantizarlo se ofreció a ayudar al Gobierno de Enrique Peña Nieto en sus contactos con la Administración de Donald Trump.
Por su parte, la primera ministra británica, Theresa May, aseguró que, en materia de defensa y seguridad, Londres y Washington están “unidos”. 
Tras reunirse con el nuevo presidente de EEUU, la premier británica confirmó que ambos habían reafirmado el “compromiso inquebrantable” con la OTAN y subrayó de forma expresa –y mirando a Donald Trump–que el presidente estadounidense está “al cien por cien” con la Alianza. n

Comentarios