Trump estudia armar a los profesores para proteger las escuelas de EEUU

El presidente de EEUU, Donald Trump, aseguró ayer que va a analizar la posibilidad de armar a algunos profesores, ya que “una escuelas sin armas es un imán para la gente malvada”, a la vez que defendió tomar medidas

Trump estudia armar a los profesores para proteger las escuelas de EEUU
Donald Trump, en un acto en la Casa Blanca con estudiantes y profesores de EEUU afectados por tiroteos | SHAWN THEW (efe)
Donald Trump, en un acto en la Casa Blanca con estudiantes y profesores de EEUU afectados por tiroteos | SHAWN THEW (efe)

El presidente de EEUU, Donald Trump, aseguró ayer que va a analizar la posibilidad de armar a algunos profesores, ya que “una escuelas sin armas es un imán para la gente malvada”, a la vez que defendió tomar medidas para restringir el acceso a armas de fuego. “Voy a mirar la posibilidad de que profesores con dominio de las armas y entrenamiento militar o especial puedan llevarlas ocultas”, declaró Trump en su cuenta de Twitter.
El mandatario situó la cifra de profesores con esta formación en el 20% y agregó que de esta manera “podrían disparar si un salvaje psicópata llegase a un escuela con malas intenciones”.
Trump insistía así en la controvertida sugerencia hecha el miércoles al recibir en la Casa Blanca a un grupo de afectados por tiroteos en centros educativos en Estados Unidos, entre ellos seis estudiantes del instituto de Parkland (Florida), donde hace una semana murieron 17 personas en un ataque armado.
Asimismo, en otro mensaje minutos después en la misma red social anunció que impulsaría “con contundencia la Revisión Integral de Antecedentes con énfasis en salud mental. Aumentar la edad de acceso a armas a los 21 años y prohibir la venta de dispositivos que convierten rifles en armas automáticas”.

Ley
Bajo la ley federal de EEUU, la edad mínima para comprar un arma de fuego son 21 años si es una pistola y 18 si es un rifle, aunque algunos vendedores sin licencia las pueden suministrar a personas aún más jóvenes.
El autor confeso del tiroteo en Florida, Nikolas Cruz, de 19 años, perpetró la masacre con un rifle de asalto AR-15 adquirido legalmente. Por otro lado, Trump defendió ayer a los líderes de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), un poderoso grupo de presión que se opone a la gran mayoría de los intentos de controlar las armas en EEUU y que proporcionó más de 30 millones de dólares a su campaña electoral.
“Lo que mucha gente no entiende, o no quiere entender, es que Wayne, Chris y la gente que trabaja tan duro en la @NRA son Grandes Personas y Grandes Patriotas Estadounidenses”, tuiteó Trump en referencia al presidente de la NRA, Wayne LaPierre, y el estratega jefe de esa organización, Chris Cox.
“Aman a nuestro país y harán lo correcto. ¡HAGAMOS A ESTADOS UNIDOS GRANDE DE NUEVO!”, agregó Trump. Trump desarrolló una estrecha relación con la NRA durante la campaña electoral de 2016, y en abril del año pasado, ya en el poder, prometió a ese grupo que tendrían “un amigo en la Casa Blanca”.
El presidente evitó mencionar el control de armas después de los tiroteos que se produjeron en su primer año de mandato, pero cambió ligeramente su guión tras el registrado en Florida.