miércoles 25/11/20

Trump convierte la configuración de su Gobierno en un espectáculo más

El presidente electo de EEUU, Donald Trump, está convirtiendo un procedimiento fundamental como es la composición de su Gabinete y los miembros de su futura Administración en un espectáculo más.

Varias personas gritan consignas en una manifestación contra Trump en Nueva York	REUTERS/Mark Kauzlarich
Varias personas gritan consignas en una manifestación contra Trump en Nueva York REUTERS/Mark Kauzlarich

El presidente electo de EEUU, Donald Trump, está convirtiendo un procedimiento fundamental como es la composición de su Gabinete y los miembros de su futura Administración en un espectáculo más. Nada novedoso en quien además de un multimillonario hombre de negocios es un showman que sabe cómo dominar sus apariciones públicas.
Mientras él sigue manteniendo el show de conformar su Gobierno, las protestas anti-Trump siguen produciéndose en algunas ciudades estadounidenses ante los nombramientos que ya se conocen del equipo que gobernará el país a partir del 20 de enero. Un equipo duro en política migratoria, con algunos miembros calificados abiertamente de racistas y con una visión bélica calificada de “peligrosa” por miembros del Partido Demócrata y que mantienen al presidente saliente Barack Obama atento para que no se socaven “las libertades y los valores” del país y de la democracia.
Durante el fin de semana, aspirantes a ocupar puestos decisivos y funcionarios han desfilado por el Trump National Golf Club en Nueva Jersey, donde el presidente electo estrechaba manos frente a las cámaras de los medios de comunicación. Desde el exgeneral de los Marines James Mattis, apodado Mad Dog (Perro Loco), o el excandidato presidencial Mitt Romney desfilaron frente a su Club de Golf como candidatos a ocupar las secretarias de Defensa y de Estado, respectivamente. Además, la polémica locutora de radio Laura Ingraham ha confirmado su candidatura a la Secretaría de Prensa de la Casa Blanca. El desfile de candidatos a formar parte de su equipo desde que ganó las elecciones es algo novedoso. Generalmente, puestos como la secretaría de Estado o de Defensa son llevadas con el máximo de los sigilos. Sin ir más lejos, el presidente saliente Barack Obama en 2008 llevó el nombramiento de Hillary Clinton como secretaria de Estado de manera muy discreta.
Además, se mantuvo una reunión secreta en la estación de bomberos en el aeropuerto nacional Reagan para discutir si Robert M. Gates era el candidato ideal como secretario de Defensa. Nada que ver con cómo está Donald Trump nombrando o presentando a los aspirantes a ocupar puestos decisivos del país.
El presidente electo ha aparecido vestido con traje y corbata junto a la bandera estadounidense y en su tono habitual, refiriéndose a quienes bajaban de los coches, como “la gente que como digo vamos a hacer a Estados Unidos grande de nuevo”. “Estos son realmente la gente con talento”, aseguró.

Comentarios