domingo 29/11/20

Trump aviva las dudas sobre la trama rusa y el papel de Estados Unidos en el mundo tras la reunión del G-20

El paso del presidente estadounidense, Donald Trump, por la cumbre del G-20 y la reunión con su homólogo ruso, Vladímir Putin, avivaron las suspicacias por la insistencia de Washington de normalizar las relaciones con Moscú y alejarse del resto del mundo, en especial de su aliado europeo.

Trump regresa a Washington tras la cumbre | oliVIER DOULIERY (reuters)
Trump regresa a Washington tras la cumbre | oliVIER DOULIERY (reuters)

El paso del presidente estadounidense, Donald Trump, por la cumbre del G-20 y la reunión con su homólogo ruso, Vladímir Putin, avivaron las suspicacias por la insistencia de Washington de normalizar las relaciones con Moscú y alejarse del resto del mundo, en especial de su aliado europeo.
Si bien Trump presumió ayer de la buena acogida que recibió en la cumbre del G-20 en Hamburgo, el mandatario estadounidense se paseó por la reunión con apretones de manos incómodos, sin conseguir una llamada de atención a Corea del Norte y a su aliado chino en el comunicado final y dedicando largo tiempo a la bilateral con Putin.

Dos horas de encuentro
La reunión con Putin, cuya duración prevista era de treinta minutos pero superó las dos horas, marcó su paso por Hamburgo, ya que en la cumbre Estados Unidos no tuvo la voz cantante y se quedó en solitario fuera de las declaraciones a favor de la lucha contra el cambio climático o la libertad comercial.
Trump recurrió de nuevo a la red social Twitter ayer para dar su versión de los hechos, desentonando con voces como la de la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, quien en una entrevista aseguró que el presidente le dijo que, como apuntan las agencias de inteligencia, saben que Rusia intentó interferir en la campaña para las elecciones del año pasado y que eso debía “acabar”.

Desinformación
Pero, según opinó Trump en Twitter –considerado su canal más sincero– es momento de “avanzar” en una relación “constructiva” con Rusia, después de haber “presionado duramente” a Putin sobre si promovió una operación de desinformación y ciberataques para influir en el resultado de las elecciones, lo que el dirigente ruso negó “vehementemente”.
De acuerdo con fuentes consultadas por el diario “The New York Times”, Trump efectivamente abrió su reunión con Vladimir Putin con referencias a este asunto, pero no le acusó ni expuso pruebas (o consecuencias) de ello, sino que se limitó a preguntar: “Voy a poner punto a esto ¿Lo hiciste tú o no?”.
De acuerdo con el rotativo, el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, el único funcionario de alto rango en temas de exteriores a quien se permitió estar en el encuentro, se quedó anonadado, después de haber aconsejado a Trump ser duro con Putin en ese asunto en su primer cara a cara.
Trump recordó ayer en Twitter que es bien conocida su opinión sobre el asunto de la injerencia rusa, que el Congreso y un fiscal especial investigan por si pudiera haber contado con la colaboración de miembros de la campaña del aspirante republicano.
El presidente quitó hierro a la posibilidad de que Rusia instigara ciberataques para perjudicar a la candidata demócrata, Hillary Clinton, incluso antes de ser investido y ha tildado todo ello de falsedad y de “caza de brujas”.
El combativo Corey Lewandosky, exdirector de campaña de Trump, aseguró hoy en una entrevista a la cadena Fox News que la polémica de la trama rusa está “oficialmente muerta”, ya que Putin negó su responsabilidad y “no hay mucho más que hacer”.
Pero los republicanos cada vez desentonan más del mensaje del presidente y hoy el senador conservador Lindsey Graham aseguró en declaraciones a la NBC que su intención es que el Congreso apruebe nuevas sanciones contra Moscú y advirtió: “Hay que mandar un claro mensaje a Rusia de que pagarán un precio por coartar la democracia”. l

Comentarios