martes 1/12/20

Sube a 631 la cifra de desaparecidos por los graves incendios en California

Continúa la búsqueda de más fallecidos bajo las cenizas de las miles de viviendas calcinadas 

Una casa cerca de la playa destruida por uno de los incendios registrados en California | Mike Nelson (efe)
Una casa cerca de la playa destruida por uno de los incendios registrados en California | Mike Nelson (efe)

El número de desaparecidos en California se disparó a 631 por los graves incendios que asolan el estado desde hace más de una semana y que contabilizaban 66 fallecidos a última hora del jueves.

Según informaron las autoridades, se desconoce el paradero de más de 600 personas, una cifra que es casi cinco veces mayor a la que habían facilitado este miércoles. La mayoría son personas sexagenarias que vivían en Paradise, la llamada “zona cero” del incendio de Camp Fire, y donde ayer proseguía la búsqueda de más fallecidos bajo las cenizas de las miles de viviendas calcinadas por las llamas.

“Camp Fire”, uno de los dos grandes incendios que siguen activos en California y que ayer apenas estaba contenido en un 40 por ciento, podría haberse iniciado por un problema en una línea de alta tensión. 

La sequedad del terreno tras más de un mes sin lluvia, y los intensos vientos en una zona arbolada y boscosa, han sido el caldo de cultivo perfecto para que se convierta en el fuego más mortífero y devastador que se recuerda. El alto número de personas desaparecidas probablemente incluye a algunos que huyeron del incendio y no se dan cuenta de que están en la lista de personas buscadas, según el Sheriff del Condado de Butte, Kory Honea.

Añadió además que se está elaborando una lista pública para que la gente pueda ver si están en ella y que las autoridades contrasten datos, actualicen cifras y comprueben si están vivas o hay que seguir buscando.

Refugios
Unas 52.000 personas han sido desplazadas a refugios, casas de amigos y familiares. Los moteles están abarrotados y se han convertido en campamentos improvisados los estacionamientos de centros comerciales como el de Walmart y un campo adyacente en Chico, a una docena de millas de distancia de las cenizas.

Las personas evacuadas del incendio más mortífero de California se preguntan si todavía tienen casas, si sus vecinos siguen vivos, y a dónde irán cuando su lugar de refugio se cierre en cuestión de días. 

Muchos de ellos, sobre todos los vecinos de Paradise, ya saben que casi con seguridad lo han perdido todo por completo, porque la ciudad ha quedado arrasada por las llamas. Ahora sobreviven en campamentos improvisados, bajo tiendas de campaña o en habitaciones pagadas por otros vecinos que han desencadenado una inmensa ola de solidaridad y de donaciones para ayudar a estas miles de personas que se han quedado sin nada.

El sheriff del condado de Butte, Kory Honea, informó de que se habían hallado los cuerpos de otras siete personas y aseguró que la información podría cambiar en cualquier momento, según recogió la cadena estadounidense NBC News.

Comentarios