miércoles 2/12/20

Rescatan en Italia a un niño de tres años de debajo de los escombros causados por el terremoto

El equipo de seis bomberos que trabajan en la Santa Sede enviados a Amatrice, una de las localidades más afectadas por el terremoto que sacudió el centro de Italia la madrugada del miércoles, lograron rescatar con vida a un niño de 3 años de debajo de los escombros.

Un voluntario prepara comida para los afectados por el terremoto, en Amatrice	Ciro De Luca
Un voluntario prepara comida para los afectados por el terremoto, en Amatrice Ciro De Luca

El equipo de seis bomberos que trabajan en la Santa Sede enviados a Amatrice, una de las localidades más afectadas por el terremoto que sacudió el centro de Italia la madrugada del miércoles, lograron rescatar con vida a un niño de 3 años de debajo de los escombros.
Los rescatadores pudieron sacar al niño de tres años, pero encontraron los cuerpos sin vida de los padres y la hermana, de 10 años de edad, que también estaban bajo los restos de la casa en la que habitaban. Además de los bomberos, que llegaron a las zonas afectadas el mismo día en que irrumpió el sismo de 6,2 grados en la escala de Richter, el papa envió a un grupo de agentes de la Gendarmería vaticana.

más de 270 muertos
El balance de víctimas ascendía al cierre de esta edición a 278 muertos y 388 heridos. Del total de fallecidos, solo 218 están en Amatrice, la zona cero del seísmo, mientras que las localidades vecinas de Arquata del Tronto y Accumoli suman 49 y 11, respectivamente.
En Amatrice, el lugar más afectado, las operaciones de búsqueda continuaban, aunque “solo un milagro sacaría vivos a nuestros amigos de los escombros”, tal y como reconoció el alcalde de este pueblo italiano, Sergio Pirozzi. En cambio, en Pescara del Tronto, los rescatistas suspendieron su trabajo tras encontrar a todos los desaparecidos. “Hemos retirado los últimos cuerpos de los que teníamos conocimiento, pero no sabemos –y no podremos saber nunca– si el número de desaparecidos que teníamos corresponde realmente con las personas que estaban bajo los escombros”, explicó Paolo Cortelli, del servicio nacional de Rescate Alpino.
Además, alrededor de 2.500 personas se quedaron sin casa, ya que la mayoría de las construcciones se vinieron abajo por la falta de medidas de seguridad antisísmicas. La Fiscalía ya ha abierto una investigación por un posible delito de “desastre doloso”. “Amatrice tendrá que ser echado abajo”, reconoció Pirozzi. “Ninguna noche puede durar tanto que el sol nunca salga de nuevo. Estoy convencido de que Amatrice se levantará de nuevo. Se lo debemos a las personas que han muerto aquí”, subrayó.
Entretanto, los supervivientes aguardan al raso a que la tierra termine de asentarse. Más de 1.000 réplicas han sacudido la zona desde el terremoto, lo que ha extendido el miedo entre los habitantes a que haya otro gran seísmo. Desde la red sísmica del Instituto Geográfico Nacional, el técnico Carlos González indicó que probablemente en los próximos días este número aumente, ya que pronosticó que “irán apareciendo más terremotos”.
Añadió que “toda” la actividad en Italia se está produciendo en la misma zona, aunque también se ha producido algún seísmo más al norte que, “probablemente” no tenga relación con el que sacudió al centro de Italia en la madrugada del miércoles.
El primer ministro de Italia, Matteo Renzi, declaró el estado de emergencia y liberó un primer tramo de 50 millones de euros para responder a la crisis, al tiempo que recalcó la “responsabilidad” del Gobierno para encontrar una solución “a largo plazo”. “Queremos que esas comunidades tengan la posibilidad de un futuro, no sólo recuerdos”, dijo Renzi.
Hoy se celebrará el primer funeral de Estado por las víctimas del seísmo. Tendrá lugar en la localidad de Ascoli Piceno y se enterrará a 40 fallecidos. Italia está de duelo oficial, con todas las banderas a media asta. Mientras, un total de 218 víctimas mortales del terremoto, todas ellas de las localidades de Amatrice y Accumolil, fueron identificadas hasta el cierre de esta edición, según el balance ofrecido por el responsable de Protección Civil, Luigi D’Angelo. n

Comentarios