sábado 5/12/20

El Reino Unido desaconseja viajar también a las islas mientras España pide la exención

El Ministerio de Exteriores británico se justifica con que es “difícil” controlar el movimiento dentro de un país
El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson | ep
El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson | ep

El Gobierno del Reino Unido desaconseja desde ayer viajar a las Canarias y las Baleares, además de a la España peninsular, por el rebrote del coronavirus, después de que el Ejecutivo español le pidiera que eximiera a los viajeros procedentes de las islas de cumplir una cuarentena.  

El ministerio de Asuntos Exteriores británico, cuya posición afecta a las pólizas de seguros, actualizó sus recomendaciones de viaje y precisa que la directriz de evitar viajes “no esenciales” cubre “todo el país”, mientras que hasta ahora las islas estaban exentas, al presentar menos incidencia del Covid-19.

Este cambio de posición se produce cuando el Gobierno británico y el español están en contacto sobre la posibilidad de crear corredores aéreos que eximieran a las personas procedentes de las Canarias y Baleares de tener que cumplir un confinamiento de 14 días a su llegada al Reino Unido.

El Ejecutivo británico anunció el pasado día 25 la imposición desde el día siguiente de una cuarentena obligatoria a los ciudadanos llegados de España, con pena de multa de hasta 1.000 libras (unos 1.027 euros), entre las críticas del sector turístico y los veraneantes por la falta de preaviso.  

La cadena pública BBC informó ayer de que, según fuentes gubernamentales, el Gobierno británico mantuvieron conversaciones con el español sobre esos posibles corredores seguros con Baleares y Canarias, pero quiere revisar los datos epidemiológicos y no tomará una decisión de forma inmediata.

La ministra española de Exteriores, Arancha González Laya, de viaje en Turquía, confió en que las gestiones ante las autoridades británicas y “la solidez de los datos” den fruto “en breve”.

Sin embargo, el subsecretario británico de Estado de Sanidad, James Bethell, señaló ayer que “es difícil” para el Gobierno controlar el movimiento de las personas dentro de un país, “lo que dificulta hacer una lista de exenciones a nivel regional”, razón por la que de entrada “no se ha podido eximir a las Baleares”.

Previamente, la secretaria de Estado de la misma cartera, Helen Whateley, defendió que el Gobierno británico actuara de forma “rápida y decisiva” al anunciar la cuarentena para España.

Whateley reconoció que la incidencia del virus es menor en las islas que en el resto del país, pero advirtió de que “los casos están aumentado muy rápidamente” en “otros lugares”.

El secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Zurab Pololikashvili, hadvirtió ayer de que las medidas unilaterales ante el Covid-19 “pueden crear confusión y traer consecuencias innecesarias”.  

Pololikashvili dijo, durante un acto en Ibiza, que la medida de Londres en plena temporada alta es “muy dolorosa” y advirtió de que este tipo de respuestas de los gobiernos “aún más, pueden socavar la confianza pública, un bien valioso para cuyo restablecimiento hemos trabajado duramente en estos meses difíciles”.  

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ve “desajustada” la decisión de Reino Unido porque desde el punto de vista epidemiológico es “más seguro” estar ahora en cualquiera de las comunidades que más visitan los británicos que en su país.

Los datos del INE indican que en 2019 entraron en España 18,08 millones de británicos, un 21,6% de los turistas que vinieron al país, aunque la cifra fue casi medio millón más baja de la de 2018.

De este modo, El Reino Unido es el principal mercado emisor de turistas a España, seguido de Alemania y Francia. l

Comentarios