viernes 4/12/20

El Reino Unido abandona Europa en medio de una gran incertidumbre

Millones de ciudadanos de la UE ven cambiar sus estatus legal y político en cuestión de pocas horas 
Decenas de personas se agolpan junto a la emblemática torre del Big Ben, en Londres, para celebrar la salida del Reino Unido de la Unión Europea | NEIL HALL (EFE)
Decenas de personas se agolpan junto a la emblemática torre del Big Ben, en Londres, para celebrar la salida del Reino Unido de la Unión Europea | NEIL HALL (EFE)

Cuando el reloj marcó la medianoche en Bruselas (23.00 GMT), el Reino Unido dejó de formar parte de la Unión Europea (UE), un cambio que altera profundamente el escenario político y económico del país pero que, en la práctica, los ciudadanos y las empresas apenas percibirán hasta 2021.

Londres continuará cumpliendo las regulaciones de la UE y contribuyendo al presupuesto comunitario durante los próximos once meses, un periodo de transición durante el cual debe forjar una nueva relación tanto con el bloque comunitario como con el resto del mundo.

Desde hoy ya no habrá eurodiputados británicos en el Parlamento Europeo, ni asiento para el jefe de Gobierno del Reino Unido, el conservador Boris Johnson, en las reuniones de líderes. 

Los británicos abandonarán asimismo las agencias técnicas y las magistraturas reservadas para ellos en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

En clave nacional, Johnson abolirá el Ministerio del Brexit, un gesto con el que quiere recalcar que ha cumplido su objetivo de materializar la salida de la UE, aunque las complejas negociaciones con Bruselas sobre la futura relación bilateral todavía están por comenzar.

De ese diálogo depende el incierto escenario que se abrirá el 1 de enero de 2021, la fecha en la que el Reino Unido comenzará a ejercer realmente como un país independiente de la UE. 

Hasta entonces, las cuatro libertades de circulación del mercado único -de mercancías, personas, servicios y capitales- seguirán vigentes en suelo británico.

Los cerca de 3,8 millones de europeos que residen en el Reino Unido, así como aquellos que lleguen al país durante este año, pueden solicitar el estatus de “asentado” o “preasentado”, que protegerá tras el Brexit sus derechos adquiridos.

Cambios para los británicos
Los cerca de 1,3 británicos que viven en otros países de la UE tampoco percibirán grandes cambios hasta el próximo diciembre. El primero será que vuelven al color azul en su pasaporte. 

Los 27 socios de la Unión se han comprometido a mantener los derechos adquiridos de los británicos que ya viven en esos países tras el Brexit, si bien cada Estado debe regular de forma independiente el nuevo estatus de los ciudadanos británicos.

Comentarios