jueves 22/10/20
R.UNIDO ESCUCHAS

Rebekah Brooks alega que desconocía que las escuchas telefónicas eran "ilegales"

La exdirectora del clausurado tabloide británico "News of the World", Rebekah Brooks, alegó hoy ante el juez que no pensaba que acceder a buzones de voz de famosos y ciudadanos anónimos a fin de obtener exclusivas informativas fuera "ilegal".

La exdirectora del periódico británico "News of the World" Rebekah Brooks llega al tribunal Old Baley de Londres (Reino Unido) hoy, martes 25 de febrero de 2014 para asistir a una neuva sesión de su juicio por su presunta implicación en el escándalo de las escuchas en la prensa británica. EFE
La exdirectora del periódico británico "News of the World" Rebekah Brooks llega al tribunal Old Baley de Londres (Reino Unido) hoy, martes 25 de febrero de 2014 para asistir a una neuva sesión de su juicio por su presunta implicación en el escán

La exdirectora del clausurado tabloide británico "News of the World", Rebekah Brooks, alegó hoy ante el juez que no pensaba que acceder a buzones de voz de famosos y ciudadanos anónimos a fin de obtener exclusivas informativas fuera "ilegal".

Al prestar declaración en el juicio por el caso de las escuchas, en el que está imputada junto con otras seis personas, Brooks aseguró que, cuando dirigió el rotativo de 2000 a 2003, no sabía que pinchar teléfonos era ilegal.

"En aquel momento, cuando era directora del 'News of the World', no creo que nadie, yo incluida, supiera que era ilegal", declaró.

A preguntas de su abogado, Jonathan Laidlaw, Brooks también aseguró que nunca nadie le pidió que autorizara practicar esas escuchas telefónicas.

"Ningún periodista vino a mí y me dijo, estamos trabajando en tal o cual historia pero hemos de acceder a sus buzones de voz y necesitamos su autorización", afirmó Brooks, de 45 años.

Pese a todo, admitió que, si bien no sabía que los pinchazos eran ilegales, sí tenía la conciencia de que caían en la categoría de "grave violación de la privacidad".

Brooks, del círculo de amigos del primer ministro David Cameron, niega los cuatro cargos que se le imputan, de interceptación de teléfonos, sobornos a funcionarios y dos de obstrucción de la justicia.

En su comparecencia de hoy, reiteró su testimonio del pasado viernes de que no tuvo conocimiento de un contrato por 92.000 libras (112.000 euros) al año con el detective privado Glenn Mulcaire, encargado de las escuchas en "News of the World".

Según dijo, no vio jamás este contrato, presuntamente firmado por el antiguo jefe de noticias Greg Miskiw, quien, junto con Mulcaire, se ha declarado culpable de los pinchazos.

Brooks aseguró además haber sentido "sorpresa y horror" al enterarse supuestamente en 2011 de que Mulcaire, en nombre del "News of the World", había pinchado en 2002 el móvil de la niña de 13 años Milly Dowler, víctima de un asesinato.

La noticia de que el móvil de Dowler había sido pinchado fue la que precipitó el cierre en julio de 2011 del rotativo propiedad de Rupert Murdoch, tras la detención de decenas de sus empleados.

Durante la sesión de hoy se precisó que el teléfono de la menor fue pinchado cuando Brooks estaba de vacaciones en Dubai y la exdirectora aseguró que nadie la informó de ello.

Durante su testimonio, la periodista, cuyo marido Charlie Brooks -excompañero de estudios de Cameron- también está imputado, ha asegurado que en los años en que dirigió el "News of the World" y su equivalente diario "The Sun" el uso de detectives privados estaba muy extendido entre la prensa británica.

El escándalo de las escuchas, que surgió en 2007 pero estalló en 2011, llevó a una investigación de las prácticas de la prensa en el Reino Unido y a la puesta en marcha de un nuevo mecanismo regulador.

Comentarios